Plan salvataje: la Provincia pide dinero a las Cajas de profesionales

Será utilizado para urgencias de financiación presupuestaria. El Gobierno bonaerense propone emitir un bono especial en mayo de 2009, a 10 años. Los intereses comenzarán a regir en 2012, pero aún no se definió la tasa de interés y los tiempos de pago. Como garantía ofreció la coparticipación provincial. El acuerdo se haría a través de un convenio. Las Cajas evalúan cuánto dinero prestarán
El gobernador Daniel Scioli asegura que "no hay recursos". Y el Gobierno nacional le niega a Buenos Aires -como a casi todas las provincias- ayuda económica. El mercado externo está virtualmente cerrado y el interno permanece inmóvil. Para colmo, la recaudación no alcanza los niveles previstos en el presupuesto 2009. La falta de fondos asfixia al territorio bonaerense, sacudido por los paros de docentes y de estatales, que reclaman mejoras salariales. Un escenario complicado, de cara a las próximas elecciones, que obliga a la Provincia a implementar un plan de salvataje.

La rueda de auxilio ya se puso en marcha. El gobierno bonaerense apuesta al endeudamiento: le pidió a las Cajas de profesionales un préstamo por 60.000.000 de dólares, que será utilizado en "urgencias de financiación presupuestaria". El préstamo será devuelto -según la propuesta provincial- en 10 años, con intereses que comenzarán a regir a partir de 2012. ¿Las garantías de devolución? La entrega de un bono por el valor del préstamo (un bono especial para las Cajas) y los fondos de coparticipación que se reciben desde Nación.

La coordinadora provincial, organismo que reúne a todas las Cajas de Previsión de la provincia de Buenos Aires, recibió la propuesta de endeudamiento y se declaró a favor de ceder los 60 millones de dólares.

Pero la negociación aún no se cerró. Todavía se discute cuándo se comenzará a pagar el préstamo y el valor de las tasas de interés. "Está en proceso de estudio", indicó a Hoy Rubén Feller, gerente de Servicios Administrativos de la Caja de Seguridad Social para Profesionales en Ciencias Económicas de la provincia de Buenos Aires. Y agregó: "Evaluamos la propuesta de inversión. Resta definir cuánto aportará cada entidad y los términos".

La ayuda económica que recibirá el gobierno bonaerense cuenta con el aval de las Cajas y los Colegios profesionales. "Como en todo préstamo tenemos que saber las condiciones. Y si el rendimiento es conveniente, preferimos que el dinero quede dentro el país", indicó a este medio Adolfo Canosa, presidente del Colegio de Arquitectos de la provincia de Buenos Aires. Y agregó: "El préstamo se completará entre todas las Cajas. Los arquitectos estamos en condiciones de aportar unos 8.000.000 de pesos".

El dinero que presten las Cajas de profesionales no será en igual cantidad. Cada una lo hará de acuerdo a sus balances y finanzas: mientras los arquitectos aportarán cerca de 8 millones, los abogados presentaron una propuesta que llega a los 10 millones de pesos, aunque existe la posibilidad de aumentar este monto casi al doble.

Pedro Auge, presidente del Colegio de Abogados de la provincia de Buenos Aires, explicó que "si bien la responsabilidad es de los directores de las Cajas, los colegios estamos al tanto del pedido de endeudamiento de la Provincia". Y añadió: "Nosotros estamos dentro de la Provincia y tenemos obligaciones. Mientras no se afecten las funciones de la Caja y se respeten los términos, la tomamos como una operación más".

La posibilidad de prestar dinero al gobierno provincial (sólo restan detalles para sellar la negociación) es amplia: no es la primera vez que el Estado bonaerense se endeuda y, con retraso o no, paga. Distinto es el escenario si el que solicita el préstamo es Nación, que todavía adeuda pagos a varias Cajas y Colegios provinciales.

Néstor Luciani, presidente del Colegio de Farmacéuticos de la provincia de Buenos Aires, sostuvo a Hoy que "no es una decisión que deba aprobar el Colegio. En lo personal, si al Estado se le puede dar una mano, hay que dársela. De alguna manera, somos proveedores, una pequeña parte de ese Estado. Y es bueno poder colaborar".

La apuesta del gobierno marcha por buen camino. Y de ajustar las tasas y los términos de cancelación para el mes próximo se firmará un convenio que le permitirá al Estado provincial, respirar en medio de la fuerte crisis que afecta no sólo a la Provincia, sino a todo el país.

En foco

Las consecuencias del centralismo

El pedido de préstamos a las entidades profesionales pone de manifiesto la delicada situación política y económica en la que está inmersa la principal provincia del país.

Muestra a las claras la imposibilidad que tiene la administración bonaerense de acceder al mercado internacional de capitales, producto de la crisis internacional, para financiarse. También aparecen las consecuencias del centralismo extremo que existe en la Argentina y que se ha acentuado de sobremanera durante el Gobierno K.

El manejo discrecional de la caja que hicieron los Kirchner, para encolumnar a intendentes y gobernadores, forma parte de la razón de ser del Gobierno nacional, que siempre optó por intereses electoralistas de corto plazo en lugar de impulsar un proceso de desarrollo sostenido. Echó por tierra los preceptos básicos del federalismo que consagra la Constitución.

A la histórica desventaja que tiene la Provincia en el reparto de recursos coparticipables se le sumó, el año pasado, la apropiación de recursos por parte de la administración central. Como publicó Hoy, la administración K no giró a las arcas bonaerense más de 4.000 mil millones de pesos durante 2008, lo que equivale prácticamente al rojo fiscal de la Provincia que asciende a $ 5.000 millones. Como si fuera poco, en los últimos días, puso trabas para asistir al Estado bonaerense, que se ve imposibilitado de pagar con recursos propios el aumento salarial que reclaman docentes y empleados públicos. Hoy seguramente habrá una nueva oferta a los maestros que podría incluir fondos nacionales, pero los vaivenes de esta situación hicieron que en la Provincia se perdieran cinco días de clases.

El panorama es explosivo. Retacear el envío de fondos a la Provincia donde se concentran los niveles de pobreza más alarmantes del país, y donde hay 500 mil jóvenes que no estudian ni trabajan, es un juego muy peligroso. Es indispensable que la dirigencia política bonaerense en su conjunto realice acuerdos estratégicos para sentar las bases que permitan que el distrito, donde se concentra el 40% del PBI nacional, comience a recibir lo que realmente le corresponde y no sea dependiente de los vaivenes políticos en la relación entre la Casa de Gobierno y la Casa Rosada. Sólo se requiere de voluntad política.

Juan Gossen

gossen@diariohoy.net

Los fondos del IPS

Una de las alternativas provinciales para utilizar fondos no propios -además de pedir préstamos a las Cajas de profesionales- es utilizar los excedentes del Instituto de Previsión Social (IPS), según lo establece la aprobación del presupuesto bonaerense 2009.

La utilización de los fondos superavitarios del IPS equipara el "rendimiento" de los títulos públicos, que recibirá a cambio del préstamo al Ejecutivo, con el porcentaje de intereses promedio que la Provincia paga por su endeudamiento a organismos internacionales de crédito y al Gobierno nacional.

Esta resolución generó una fuerte polémica el año pasado ya que la oposición y los gremios se opusieron a la disposición de los fondos de IPS. El alerta surgió con el ingreso del proyecto que incorporaba 6.582.656.648 pesos del IPS y 1.467.637.000 de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de la Policía a la grilla de gastos generales. Apremiado por la presión legislativa, el oficialismo diseñó la alternativa de incremento de la tasa de interés -fijado originariamente en 2,5%- hasta las cercanías del 8%.

Además, quedó garantizado que si el IPS desea disponer de los recursos prestados a la provincia de Buenos Aires, pueda utilizarlos con un aviso previo de 30 días al ministerio de Economía. Los intereses que devengarán las letras emitidas por el Ejecutivo, en garantía de los recursos del IPS que tome prestado, serán compatibles con los que se haya comprometido a pagar por otros préstamos.

De rumores y enojos

El pedido del Estado provincial para cubrir las urgencias presupuestarias no pasó desapercibido. Según un documento presentado en la Asociación de Abogados, el primer intento habría alcanzado los 300.000.000 dólares. Pero la propuesta fue descartada y se evalúo pedir el 50% (150

millones).

Un miembro del Colegio de Abogados de Trenque Lauquen "rechazó" la entrega de dinero. ¿Por qué? Consideró que "la Caja de Abogados no tiene por objeto legal constituirse en organismo financiero del Estado". Y que "su objeto, preciso y concreto, es administrar los fondos que aportan los afiliados activos para solventar el pago de jubilaciones de abogados pasivos y constituirse en garantía de futuras jubilaciones".

Según los informes a los que accedió Hoy, un grupo de abogados -se mantienen las fuentes en reserva- indicó que "no existe ninguna garantía de que los fondos sean utilizados debidamente y que, en tiempo oportuno, se reintegren a la Caja". Pero, a pesar de las dudas, las autoridades de la Caja ya habrían aceptado prestar el dinero.

Aporte profesional

En el país coexisten 74 Cajas profesionales posicionadas como el único sistema privado, ajeno al control estatal. Estas cuentan con 600.000 afiliados y aproximadamente 55.000 jubilados y con una recaudación de más de 1.000 millones de pesos por año.

Lejos de los problemas del régimen nacional y con un absoluto manejo de sus finanzas, abogados, médicos, ingenieros, contadores o psicólogos -por decir algunas de las profesiones que cuentan con su propio sistema- crearon sus propias Cajas para ocupar el lugar vacío que dejó durante años un deficiente sistema jubilatorio estatal.

El dinero, que llega a las Cajas a través del aporte de los afiliados, no sólo se utiliza para préstamos, también se realizan inversiones en el mercado interno y en el extranjero.

Comentá la nota