El plan provincial de viviendas no avanza por falta de recursos

Esperan un crédito por 42 millones para construir 500 de las 5.500 casas en 2010. En seis meses estaría el fideicomiso.

Muchos planes, más de 5 mil familias esperando y todas las miradas puestas en las decisiones de Buenos Aires, específicamente en el Banco Nación y la Anses. El plan de viviendas de Celso Jaque aún está en la etapa preliminar, esperando que se concrete el financiamiento.

Recién dentro de seis meses podría estar listo el fideicomiso que emitirá los bonos. Mientras tanto, en el Poder Ejecutivo esperan que se destrabe el "crédito puente" que servirán para al menos iniciar la construcción de las primeras casas.

En el Gobierno aclaran que igualmente seguirán con los planes de vivienda de emergencia, que son subsidiados por la Nación. En ese paquete entran las casas para erradicación de villas y las destinadas a los damnificados por sismos y accidentes climáticos, entre las que ya hay licitadas 1.291 para el año que viene.

Las que más deberán esperar son las llamadas familias de clase media, cuyas viviendas sí dependen del financiamiento del nuevo sistema. Para el 2010 se prevé que finalizarían, en principio, 500 casas por esa vía. Esa cifra podría aumentar si se acelera el fideicomiso.

El problema es que no es el único frente abierto ante los organismos nacionales. La espera por la plata para las casas se junta con el endeudamiento que se necesita para cubrir el déficit provincial de este año, negociación que es prioritaria.

En este caso, los principales entes para negociar también son el Banco Nación y la Anses. El Nación tiene otro tema pendiente en Mendoza, pues está en la pelea por mantenerse como agente financiero de la Provincia.

Para el Gobierno, iniciar un plan de viviendas propio es un tema urgente.Es que desde que comenzó la gestión, buscó ejecutarlo pero esos intentos fueron fallidos. Con la crisis financiera como telón de fondo, nunca pudieron iniciar el programa de "subsidio a las tasas de interés", en el que los bancos debían participar como prestamistas. Curiosamente el gestor de ese plan, el ex subsecretario de Gestión Pública Diego Bossio, lo implementó pero en el Banco Hipotecario Nacional.

A la espera

El 15 de octubre se firmó el convenio con "Nación Fideicomisos" para que se inicie el proceso de creación del sistema de financiamiento de las viviendas. Esa entidad debe emitir los bonos, ofrecerlos al mercado y, si nadie los compra, recién allí la Anses pondría el dinero. El proceso de conformación llevará al menos seis meses más.

Mientras tanto, la Provincia gestiona el préstamo "puente" con el Banco Nación. Ese crédito sería por 42 millones de pesos y serviría para financiar algo menos de 500 viviendas. En el Gobierno no quieren estirar mucho esa vía porque se trata de un crédito caro, al 16 por ciento anual.

"Las negociaciones están muy avanzadas con el Banco y nuestra ilusión es que a principios de año tengamos disponible ese crédito para empezar a construir las primeras casas que ya están licitadas", dijo Carmelo Simó, presidente del IPV. Según explicó el funcionario, cuando tengan certezas sobre el fideicomiso podrán prever los plazos para la construcción de las 5.500 viviendas previstas originalmente.

La lista de futuros receptores del plan está casi cerrada. Es que se trata de una "reconversión" de los planes Federal 2 y el Plurianual, lanzados en 2007. En esa fecha se anunció la construcción de 12 mil casas, que nunca llegaron. Por eso las 5.500 viviendas futuras tienen nombre y apellido, ya que deben ejecutarse los proyectos de las asociaciones intermedias que ya tienen todo listo en alguna de las 18 municipalidades. Antes, los municipios deben adecuar los proyectos a las nuevas exigencias.

"Se priorizan los emprendimientos más chicos. No deben superar las 100 casas por barrio. Además, se restringe la cantidad de viviendas adjudicadas por empresa, para ampliar las posibilidades.

En marzo de este año se licitaron 1.788 casas, de las cuales 1.291 están destinadas a familias de Maipú, Luján, San Rafael y Alvear que fueron víctimas de accidentes naturales. En ese caso el financiamiento seguirá siendo el habitual, es decir subsidiadas por la Nación. El resto, destinadas a clase media, dependen del crédito puente o del fideicomiso que se está creando.

"Los planes de emergencia, como la erradicación de villas, seguirán siendo subsidiados por los canales habituales", aseguró Simó

Comentá la nota