El plan para sostener la concesión del puerto local no cubrió las expectativas

El accionista minoritario de la concesionaria del puerto rosarino, Gustavo Shanahan, presentó al Ente Administrador del Puerto Rosario (Enapro) su propuesta para mantener a flote a la operadora de la terminal local. Fuente vinculadas a las negociaciones y al organismo regulado coincidieron en señalar que la oferta para incorporar un inversor no cubrió las expectativas. Por eso, le pidieron que presente un plan más detallado la semana próxima.
El presidente del Enapro, Angel Elías, se limitó a señalar que en la reunión de directorio de ayer se conversó "en forma general sobre el estado del puerto", aunque aseguró que "se empezará a ver cómo vehiculizar y canalizar inversiones" hacia la terminal, cosa que "no es sencilla jurídicamente". En todo caso, señaló: "Nos tomaremos el tiempo suficiente pero no todo el tiempo del mundo para estudiar" alternativas.

Otros directivos del organismo reconocieron su preocupación frente a la propuesta presentada por Shanahan, ya que fue sólo una especie de borrador en el que apenas hacía referencia al potencial ingreso de un inversor, del cual ni siquiera se mencionó el nombre. Por otro lado, el interés no apuntaría a la concesionaria, Terminal Puerto Rosario (TPR) sino a participar en la Zona de Actividades Logísticas. Esto no resolvería los principales problemas que aquejan a la firma concesionada: el peso de la deuda (más de 50 millones de pesos) y el riesgo social por las 400 fuentes de trabajo.

En este sentido, el Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (Supa) realizó ayer un paro, en principio, ante el rumor de que debido a la medida de fuerza de los bancarios hoy el cobro de sus salarios se verían postergados. Hoy estos empleados cobran parte de sus ingresos a través del subsidio del programa de reconversión productiva. Pero la lectura para algunos funcionarios fue otra: meter presión a la negociación.

Los distintos actores involucrados acuerdan que la gestión de la terminal portuaria es un negocio viable, ya que hay cargas y, en el caso de los contenedores, las expectativas son de crecimiento.

Las alternativas que se bajaran apuntan a evitar la convocatoria de TPR, dados los pedidos de quiebra que enfrenta, o ingresar en un nuevo período de búsqueda de operadores mediante una nueva licitación en caso de rescisión de contrato, que significaría un importante retroceso para la ciudad en materia de negocios de cargas portuarias y un duro costo socio-político.

Por eso, el Enapro le habría pedido a Shanahan, entre otras cosas, que incluya en su propuesta garantías provistas por compañías reconocidas y de peso en el mercado. La propuesta ayer tampoco incluyó un traspaso de mando al frente de TPR ni un cambio de las proporciones en su paquete accionario.

Directivos del Enapro pidieron más precisiones y avales a Shanahan, socio minoritario de PTR

Comentá la nota