El plan para salvar al agro dejó muchas dudas a los legisladores

Migliozzi no pudo satisfacer las dudas de los diputados de la Comisión de Hacienda, para afrontar la crisis.

El pasado martes, el ministro de Producción, Tecnología e Innovación, Guillermo Migliozzi, intentó explicar a los diputados de la Comisión de Hacienda y Presupuesto, la partida asignada para esa cartera durante 2009.

Pero las cifras expuestas quedaron relegadas a un segundo plano a partir de las dudas generadas sobre el plan de acción ministerial frente a la crisis que viven los sectores productivos de la provincia.

Para los legisladores, el Gobierno no aclaró cómo afrontará la situación.

Según Liliana Vietti (UCR), la del ministro fue una visita “olvidable”, ya que no supo explicar cómo utilizarán los $60 millones del Fondo Anticíclico destinados a la producción. “Su única respuesta fue que se aplicarán en capital de trabajo”, dijo la diputada.

Por su parte, Néstor Piedrafita (ARI), indicó que el Gobierno “presiona sobre el Anticíclico, pero no tiene un plan”, al tiempo que recriminó al Ejecutivo “no dar detalles” de su asistencia a los productores.

Lo cierto es que en la reunión de marras poco se habló de números.

En lo estrictamente presupuestario, el Ministerio de Producción contará con $113 millones, un 1,56% del total provincial, con un excedente de $17 millones con respecto a la suma de 2008, en palabras de Migliozzi.

Del valor global, un 32% ($36,6 millones) será destinado al Iscamen, 29,4% ($33,2 millones) a la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas, y 23% ($26 millones) “para el área netamente ministerial”.

Esto totaliza $95,9 millones, quedando como adicional $17,2 millones, de los cuales $4,5 millones irán al sector ganadero provincial y $500 mil se utilizarán en el impulso que el Gobierno les quiere dar a los microemprendedores a través de la incubadora de empresas.

Así, restan más de $12 millones que, según voceros del Ministerio, “quedarán como reserva” ante alguna necesidad.

Ante los reclamos legislativos, el ministro dijo que la idea es utilizar los fondos provenientes de la Nación para afrontar los pedidos del agro.

Hasta ahora, el Gobierno ha ofrecido $1,5 millones para los damasqueros, $2 millones para la ciruela desecada y créditos a través del Fondo de Transformación y Crecimiento para el durazno industrializado y para cosecha y acarreo, que dependen del destrabe del Fondo Anticíclico.

A eso se agregan $15 millones ya comprometidos a los ajeros, a modo de reintegro del 5% de las retenciones que tributa ese ámbito hortícola.

Migliozzi explicó además que otros sectores, como el de las frutas de pepita (peras y manzanas), también recibirán asistencia estatal, aunque no dio números, pero sí señaló que los fondos también provendrán de la Nación.

Lo cierto es que aún quedan baches en la explicación del presupuesto que no han sido discutidos, como qué destino tendrán los $12 millones “de reserva”. Tampoco el Ministerio ha informado sobre cuánto quedó sin ejecutarse en el ejercicio 2008.

Todo hace ver entonces que la comisión demorará su pronunciamiento sobre este asunto. “Tendremos que reunirnos nuevamente”, concluyó Piedrafita.

Comentá la nota