El plan para recuperar iniciativa

Por Roberto Navarro

La renuncia de Jaime es la primera medida en busca de una mayor oxigenación del gabinete. En la Rosada esperan superar el shock del revés electoral con anuncios de aliento al consumo, proyectos de obra pública y apertura de negociaciones con las cámaras empresarias.

En medio de reclamos de la oposición y de distintos sectores empresarios para que el Gobierno modifique el rumbo, el Ejecutivo estudia retomar la iniciativa mediante la ejecución de una serie de medidas económicas y el posible recambio de algunos miembros del gabinete. La Presidenta recibió ayer a los principales funcionarios del área económica para darles instrucciones sobre el camino a seguir. Una de las principales ideas en danza es alentar el consumo por diferentes vías de financiamiento público. A última hora de ayer se trabajaba sobre la extensión del cupo para créditos hipotecarios, de los cuarenta mil actuales a cien mil. También se reformularían los planes de financiación de vehículos y electrodomésticos. Tal como anticipó Página/12, está en gateras un fuerte plan de obras de infraestructura, que incluiría la construcción de 50 hospitales. Con respecto a los cambios en el gabinete, además de la salida del ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, se retomó la discusión de la idea previa a las elecciones de reemplazar del ministro de Economía, Carlos Fernández, y al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. En despachos de la Casa Rosada se especula también con que Florencio Randazzo, el actual ministro del Interior, sería el candidato más firme para reemplazar al jefe de Gabinete, Sergio Massa, que volvería a asumir la intendencia de Tigre.

Durante la tarde de ayer fueron muy fuertes los rumores sobre varios cambios en el gabinete. Según fuentes del Ejecutivo, las modificaciones se realizarían en forma gradual durante los próximos días. "Antes de sacar a un funcionario, hay que encontrar un buen reemplazo", explicó a este diario un funcionario. Aunque el que todos dan por ya renunciado es Guillermo Moreno, éste podría ser el último en irse. Las versiones sobre su salida surgieron porque en la tarde de ayer fue citado por Cristina Fernández de Kirchner. Pero el funcionario concurrió a una reunión del grupo productivo, junto con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada; la jefa de la cartera de Producción, Débora Giorgi; el titular de la Anses, Amado Boudou; el director de la AFIP, Ricardo Echegaray, y la presidenta del Banco Nación, Mercedes Marcó del Pont. La reunión fue organizada para comenzar a delinear las nuevas medidas y Moreno, afirman quienes estuvieron en la reunión, fue un actor destacado.

El otro funcionario que se daba por renunciado en varios medios en la tarde de ayer es el ministro de Economía, Carlos Fernández. Se llegó a decir que no viajaría hoy a la reunión del BID en Chile. Pero viajará. Si bien la Presidenta quiere buscar un ministro de perfil alto, aún no tiene decidido quién será su reemplazante. Una alta fuente del Ejecutivo señaló a Página/12 que, luego del resultado electoral, el mejor posicionado es el actual titular de la Anses, Amado Boudou. El jefe de Gabinete, Sergio Massa, le habría pedido a Cristina Fernández volver a su puesto de intendente del partido de Tigre. Para ese lugar se menciona al actual jefe de la cartera de Interior, Florencio Randazzo.

En el Gobierno estiman que la mejor manera de salir del mal momento que vive la administración después de la derrota electoral que sufrió en los principales distritos del país es alentar el consumo popular. De los planes lanzados con financiación de la Anses, el de créditos hipotecarios para compra, refacción y construcción de vivienda es el que mejor recepción tuvo y el más eficiente en su administración. Por eso se extenderá a 100 mil la cantidad de viviendas que se financiarán con la intermediación del Banco Hipotecario. La Presidenta piensa que hay que poner toda la carne al asador en ese plan porque tiene el valor agregado de generar una gran cantidad de empleo. También se piensa relanzar la financiación de vehículos cero kilómetro. En este caso, en vez de hacerlo mediante el sistema financiero, se utilizará directamente a las terminales automotrices como intermediarias entre el fondeo de la Anses y el comprador. En el caso de los electrodomésticos se trabajará para que los planes no se concentren sólo en las cadenas comerciales líderes del sector y que lleguen con mayor fuerza al interior del país.

En la reunión con el grupo productivo se dedicó más de media hora a buscar una fórmula menos traumática de salvataje de empresas en problemas a la que se utilizó, por ejemplo, con la papelera Massuh. La idea es encontrar una salida común para los casos que se presenten. Y, si es posible, que no se base en la financiación con fondos de la Anses. Lo más factible –se señaló en la reunión– es que intervengan el Banco Nación y los bancos provinciales que correspondan según la localización de la compañía.

Otra prioridad de la estrategia oficial para recomponerse es mantener el nivel de empleo. Para eso se proyecta la construcción de 300.000 viviendas más hasta 2011, que se suman a las 200.000 que ya han comenzando a realizarse. También se ampliarían los planes de rutas, autopistas y escuelas. Y se adelantaría el programa para llegar al ciento por ciento de cobertura de agua potable y 80 por ciento de cloacas en el área metropolitana. Ayer también se avanzó en encarar la construcción de 50 hospitales, 20 de ellos en la provincia de Buenos Aires.

En los próximos días se llamará a una reunión del Consejo Económico Social, integrado por las principales asociaciones empresarias, la CGT y el Gobierno. El Ejecutivo presentará algunos proyectos para que sean analizados en ese ámbito. Además pedirá a las entidades que elaboren sus propias propuestas para comenzar a tratarlas a la brevedad. Si bien durante la campaña electoral la Unión Industrial y AEA se mostraron duros con el Gobierno, en los últimos días hubo gestos de acercamiento de una y otra parte. Las cámaras que representan al sector agropecuario serán invitadas por separado a participar de la reunión. Entre las propuestas que prepara el Ejecutivo se incluye un proyecto para que los tamberos reciban un mayor precio por la leche fluida, sin que esto repercuta en el bolsillo de los consumidores. También se trabaja en un plan para mejorar la rentabilidad de los productores ganaderos. Por charlas informales que tuvo el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, con varios dirigentes del sector, la principal queja de los productores son estos dos rubros. "Con este precio de los granos, el tema de las retenciones dejó de ser central", le dijo, quizá con excesivo optimismo político, Cheppi a la Presidenta.

Comentá la nota