Un plan para expandir las colonias

Según informó una ONG que tuvo acceso a mapas que encargó el Ministerio del Interior, se daría vía libre a la construcción de seis mil viviendas más entre los asentamientos Maale Adumim y Kedar.
La organización israelí Paz Ahora, que monitorea el crecimiento de las colonias israelíes, informó que el gobierno de Tel Aviv tendría entre manos un nuevo plan de expansión de los asentamientos. La organización reveló que obtuvo acceso a una serie de mapas diseñados por expertos a pedido del Ministerio del Interior que tienen como objetivo expandir el asentamiento de Maale Adumim, cercano a Jerusalén, en 1200 hectáreas, lo que haría que la colonia de Kedar quedase incorporada dentro de las fronteras de ésta.

El hecho es que esta expansión, de concretarse, dificultaría enormemente el proyecto de un futuro Estado Palestino basado en un territorio contiguo con sus partes conectadas entre sí, esencial no sólo en términos de la circulación de la población sino para cualquier organización política. La expansión planificada cortaría a Cisjordania en dos, dejando a sus sectores norte y sur sin un corredor que las una.

Los planes israelíes también proponen la expansión de la colonia de Maale Adumim en dirección norte hacia un área conocida como E1, pero en este caso la presión de los Estados Unidos sobre el gobierno israelí logró impedir dicha iniciativa, al menos por ahora.

Según Hagit Ofran, miembro de Paz Ahora, si el nuevo plan de expansión fuese aprobado por el ministro del Interior Eli Yishai, se estaría dando vía libre a la construcción de seis mil nuevas viviendas entre Maale Adumim y Kedar, así como en otros terrenos adyacentes que también quedarían anexados. "Sin lugar a dudas lo están planeando. Este es el primer paso", afirmó Ofran, quien señaló además que el proyecto de expansión de esta colonia implicaría correr la línea de demarcación del muro de separación en Cisjordania aún más hacia el interior de los territorios ocupados.

Hanan Ashrawi, parlamentaria palestina, definió al plan como "extremadamente peligroso". Ashrawi precisó que la nueva iniciativa, combinada con los planes israelíes para construir en el área E1, conllevarán la destrucción de 88 casas en el barrio palestino de Silwan, ubicado en Jerusalén este, bajo el argumento de que fueron construidas sin el permiso municipal correspondiente. "Todo esto refleja una carrera desenfrenada hacia la expansión de los asentamientos para completar el aislamiento y sitio de Jerusalén. Israel está destruyendo toda posibilidad de un futuro acuerdo", sostuvo Ashrawi.

Por su parte, Hiki Zisman, vocero del asentamiento de Maale Adumim, declaró que anexar la colonia de Kedar no era en absoluto una cuestión política sino meramente técnica y que existía una fuerte presión para expandir los terrenos en beneficio de las parejas jóvenes que tienen muchos hijos y en consecuencia necesitan departamentos más grandes.

El ministro en cuestión, Eli Yishai, del ultraortodoxo partido Shas, es conocido por apoyar públicamente la política de expansión de las colonias. Sin embargo, con la comunidad internacional mirando atentamente todo lo que hace y deja de hacer el nuevo gobierno israelí de derecha, el momento quizá no sea el más propicio.

Un funcionario de la oficina del primer ministro se negó a declarar cuál era la postura de Benjamin Netanyahu sobre el caso. "El primer ministro ha ordenado revisar una amplia serie de cuestiones que abarcan desde la política de los asentamientos hasta las negociaciones de paz. Por ahora hay que ser comprensivos y esperar", justificó. Un asistente del ministro Yishai informó que el plan de expansión de la colonia de Maale Adumim llegó ayer al escritorio del ministro. Todavía se encuentra allí pendiente de ser aprobado.

Comentá la nota