Un plan para combatir la tucura.

Productores y autoridades del Ministerio de Desarrollo Territorial de la provincia acordaron ayer medidas para combatir la plaga de tucura que azota desde hace semanas a la zona del Rahue.
Productores y autoridades del Ministerio de Desarrollo Territorial de la provincia acordaron ayer medidas para combatir la plaga de tucura que azota desde hace semanas a la zona del Rahue.

En el encuentro se determinó la aplicación del control con cebo en forma terrestre a partir de un trabajo coordinado entre la administración pública y los privados.

También se intercambió información acerca del ataque de la tucura en el interior de la provincia y se avaluó la estrategia de control a aplicar. En el encuentro se estableció que el Estado provincial se encargará de coordinar el operativo de control y de brindar la asesoría técnica necesaria.

El director provincial de Sanidad y Fiscalización, José Andino informó que «en la zona del Rahue los daños en algunos mallines son totales y hubo ataques también en Fortín Primero de Mayo, Las Coloradas, Espinazo del Zorro y el Lago Quillén». Además, explicó que existe la posibilidad de que el foco se extienda hacia otras áreas vecinas.

El encuentro se generó con el propósito de tomar conocimiento del nivel de daño en el interior. Para esto, los productores expusieron la situación de sus campos, que Andino calificó como «bastante grave» y luego de un análisis se optó por la aplicación de cebo en forma terrestre como método de control más eficiente.

En este sentido, Andino informó que «desde el Estado provincial coordinaríamos el operativo, haríamos la asesoría técnica, la preparación y forma de distribución y también aportaremos parte del insumo del cebo, mientras que cada productor se haría cargo con personal propio de hacer la distribución en su campo».

Focos

Se espera atacar los focos de tucuras lo antes posible con el objetivo primario de que la plaga no se disemine a mallines que aún no han sido afectados y, en segundo lugar, con el fin de cortar el ciclo del insecto que actualmente se encuentran en su etapa reproductiva para disminuir la población y el ataque del año próximo.

El cebo está compuesto por una parte sólida, que es el afrecho de trigo, y otra líquida, que es el plaguicida. La superficie a cubrir se extiende a cinco mil hectáreas, según el cálculo realizado en la reunión. El tratamiento se realizará a base de bandas y en algunos lugares dirigido a la periferia de los mallines y tratando de cortar los avances de la manga de tucuras.

La Provincia coordinará el operativo, aportará el asesoramiento técnico para la preparación y distribución del cebo y se encargará de conseguir los insumos sólidos del cebo, mientras que los productores se harán cargo del costo del plaguicida y de su aplicación en el terreno.

Comentá la nota