El plan K para que Canal 7 y Telefé dejen a Clarín sin televisación

El plan K para que Canal 7 y Telefé dejen a Clarín sin televisación
Consciente de que el Estado carece de infraestructura, Kirchner quiere asociar los canales y asegurarse que en 15 días pueda ofrecer la calidad de televisación de TyC. Grondona pide a dirigentes valor para rescindir el contrato con el grupo Clarín. Para la UCR, el Gobierno busca un DirecTV K.
La pelea por la transmisión televisiva de los partidos de fútbol de Primera División, B Nacional y Primera B recrudece. En la carrera por arrebatarle el negocio a Clarín antes del inicio del campeonato, el gobierno nacional evalúa ahora asociarse con Telefe para garantizar la prestación del servicio. El Poder Ejecutivo no sólo aspira a que el presidente de la AFA, Julio Grondona, rescinda el contrato con Televisión Satelital Codificada (TSC), la empresa en la que Clarín y Torneos y Competencias comparten el capital accionario. En la residencia de Olivos, reconocen que Canal 7 no puede afrontar el desafío de transmitir 10 partidos por fin de semana y apuestan a que el canal que pertenece a la compañía española Teléfonica se convierta, una vez más, en el aliado ideal.

La tesis pertenece a Néstor Kirchner, el principal interesado en que se concrete el cambio de manos. "La intención es que una vez que el Estado se quede con los derechos busque una asociación con Telefe", anticipó a este diario un funcionario que responde al ex presidente.

Si el Gobierno cumple con su objetivo, pondría fin a una concesión que lleva 18 años (la alianza entre AFA y TyC nació en 1991) y abriría paso a un aluvión de demandas por rescindir un contrato que vence en 2014. Un miembro del gabinete que trabajó en el tema durante el fin de semana sinceró ante Crítica de la Argentina el debate que se da hoy en el seno del Poder Ejecutivo: "Tenemos que garantizar que en 15 días, cuando se reanude el campeonato, estemos en condiciones de ofrecer la misma calidad en las transmisiones que tiene TSC. Si no logramos eso, quedarse con la transmisión puede ser un búmeran para el Gobierno".

Allí aparece la importancia del canal de las pelotas, de vínculo permanente y fluido con el oficialismo. El ministro de Planificación, Julio De Vido, y el vocero de Kirchner, Alfredo Scoccimarro, tienen línea directa con Francisco "Paco" Mármol, el director de contenidos periodísticos de Telefe. Mármol es un español que vive en Argentina desde que Telefónica se hizo cargo de la emisora, está a cargo de las relaciones institucionales del grupo y reporta a Luis Blasco Bosqued, el presidente ejecutivo de Telefónica Contenidos en Madrid. Una alta fuente del canal aclaró a este diario que Telefe no va a comprar los derechos pero "tiene la capacidad" de transmitir los partidos. "Ya lo hemos hecho y sin ningún problema", afirmó.

La emisora que pelea el primer puesto del encendido con Canal 13 intentó en 2007 transmitir la final entre Estudiantes y Boca pero debió desistir por la presión de TSC. Ahora, ya compró los derechos del Mundial 2010. Kirchner considera que la televisación de los partidos de Primera no sólo golpeará a sus enemigos sino que beneficiará a Canal 7. "El segundo va a costar 5 veces más. En dos años, podemos eliminar el déficit", afirman en Olivos. En el entorno del consorte presidencial, aseguran que los abonados van a pagar la mitad y que los canales del interior del país ya hicieron llegar su adhesión al proyecto oficial porque "son prisioneros de TyC".

Desde la AFA, ayer dijeron: "Hablar de la producción de los partidos es muy prematuro. Primero hay que destrabar el tema de los derechos televisivos, y después hablemos de la producción. Pero, sólo en ese sentido, todavía no habría que descartar a Torneos y Competencias".

Lo cierto es que la batalla con Clarín y TyC revitalizó a Kirchner, que había perdido la iniciativa tras la derrota del 28 de junio. La crisis entre los clubes y la televisión le ofreció la posibilidad de avanzar con una idea que ya había quedado asentada en el proyecto de Ley de Servicios Audiovisuales. Desde hace una semana, el negocio del futbol se convirtió en su prioridad y en la del equipo de asesores que comanda el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini.

Durante el fin de semana, el ala dura del Gobierno avanzó en los detalles de la iniciativa y se deleitó con la ofensiva mediática que el titular de TyC, Marcelo Bombau, encabezó en TN, TyC Sports, Fox Sports y Clarín en contra del proyecto oficial.

Las forma jurídica del nuevo esquema aún está por verse. El Gobierno no descarta apelar a la Ley de Defensa de la Competencia, como hizo el gobierno de la Alianza cuando sancionó la ley 25.342 y obligó a emitir por televisión abierta todos los partidos de la Selección durante los mundiales. Allí se afirmaba: "Si frente a esta ley se esgrimiera la existencia de derechos adquiridos, la Comisión y/o Tribunal determinará si restringen, falsean o distorsionan la competencia o el acceso al mercado o constituyen abuso de una posición dominante en un mercado, de modo que pueda resultar perjuicio para el interés económico general". Clarín no sólo integra TSC sino que tiene una posición dominante en el mercado de cableoperadores desde que, en su última semana como presidente, Kirchner le concedió la fusión de Multicanal y Cablevisión.

En su nueva cruzada, el diputado electo busca aliados para erosionar el poder de fuego del grupo. Ahora, que cree tener asegurado un acuerdo con el inoxidable mandamás de la AFA, busca hilvanar otra similar con Telefe. "Con eso, el monopolio se empieza a desangrar", se ilusionan al lado del ex presidente.

Comentá la nota