El plan oficial para sacarse de encima a Urbano

La Dirección Provincial del ARI-CHUBUT observa que el oficialismo parlamentario integrado por 16 representantes del Justicialismo ha urdido un plan político que tiene como objetivo principal excluir de la Cámara de Diputados al diputado elegido por el Pueblo, Dr. Fernando Urbano, encomendándole con sus votos la misión de asumir la oposición que, en un sistema republicano de gobierno, garantiza el régimen democrático proclamado por nuestra Carta Magna.
El bloque oficialista puso en marcha el mecanismo sancionador que prescribe la Constitución Provincial en su artículo 134, inciso 1°, por el cual "con el voto de los dos tercios del total de sus miembros, puede corregir y aun excluir de su seno a cualquiera de ellos, por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones…" Obviamente, el oficialismo cuenta con los votos de sus socios del Provech para conseguir la mayoría especial, como ha venido sucediendo en numerosas sesiones.

El iniciador de esta antidemocrática iniciativa fue el ex jefe de la bancada mayoritaria, JAVIER TOURIÑÁN, quien acusó a Urbano de la bochornosa acción que él había protagonizado luego de que los diputados justicialistas decidieran dejar sin quórum por sexta vez consecutiva una sesión para impedir que se manifestaran las minorías legislativas. El propio video presentado como prueba demuestra que fue el citado Touriñan quien armó un gran escándalo luego de que se debatiera el deficiente funcionamiento del Hospital Regional de Comodoro Rivadavia, profiriéndole a Urbano improperios agraviantes.

En una reunión posterior, fue el diputado oficialista OSCAR GARCÍA quien volvió a arremeter con el diputado del ARI, esta vez acusándolo por pagar mensualmente de "forma indebida" cuatrocientos veinte pesos (420$) a SEROS y al Instituto de Previsión Social y Seguros en concepto de tributo, por un aumento de sueldo encubierto de tres mil pesos ($3000) que reciben todos los diputados en concepto de "gastos de bloque".

No tenemos dudas que el diputado Urbano ha honrado una vez más su cargo actuando decentemente de acuerdo a lo estipulado en las normas referidas a esta cuestión:

Es así que la Constitución Provincial en su Art. 128 expresa que los servicios de los diputados son compensados con una dieta que fija la ley, la cual está sujeta a los aportes previsionales y de la seguridad social.

También la Ley 3923, de Previsión Social, en su Art. 27 establece que se considera remuneración a la compensación por… " desempeño de cargos electivos, aumentos de emergencia, bonificaciones, horas extras, gastos de representación y toda otra suma, sea de monto fijo o variable que tenga carácter habitual y regular y además toda otra retribución cualquiera fuera la denominación que se le asigne".

Por último se desvirtúa el concepto "gasto de bloque" ya que los $3.000 son percibidos por cada uno de los legisladores y está previsto que todos los gastos que se produzcan para el funcionamiento del bloque corren por cuenta de la Legislatura. Solo hay que multiplicar los tres mil de cada diputado por 16 para comprender la magnitud de estos "gastos de bloque".

La misma ley expresa que las contribuciones estarán a cargo de los agentes, a cuyo efecto antes de procederse a la distribución de dichas sumas se deberá retener el importe correspondiente a la contribución, como esto no ha ocurrido con el pago de "gastos de bloque" Fernando Urbano hizo lo correcto al cumplir con su deber de hacer los aportes que corresponden en forma personal. Entonces de que se lo está acusando?

Resulta muy llamativo el silencio del gobernador Das Neves sobre este tema, quien ha proclamado en el resto del país la importancia del Estado de Derecho, del diálogo al que no le teme, pero que no existe en la provincia.

¿Opinar en contrario está prohibido en esta provincia Sr. Gobernador?

Si es así deben saber nuestros connacionales que lo que se proclama por todos los medios nacionales, no tiene lugar en el Modelo Chubut.

Esta vergonzosa escalada ya no es sólo en contra del diputado Fernando Urbano, ni contra un partido, sino que también afecta a nuestro sistema democrático y republicano de gobierno.

Comentá la nota