El plan que ocultó Cheney buscaba eliminar a miembros de Al Qaeda

Para matarlos, solo se requería luz verde presidencial. Pero nunca se aplicó.
El plan secreto de la CIA contra el terrorismo, que el ex presidente estadounidense Dick Cheney ordenó ocultar durante ocho años, tenía como objetivo capturar o matar a miembros de la red Al Qaeda con autorización presidencial, mediante operaciones que permitieran acercarse a los milicianos en lugar de emplear ataques aéreos que ponen en riesgo a civiles, reveló ayer el diario The Wall Street Journal. Pero el programa fue cancelado por el actual director de la agencia de inteligencia, Leon Panetta.

La revelación se conoció luego de que el Comité de Inteligencia del Senado confirmara que Cheney prohibió a la CIA dar a conocer un plan antiterrorista creado tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Citando a ex miembros de los servicios de inteligencia que hablaron bajo anonimato, el diario afirma que no está clara la naturaleza concreta del programa, y que la CIA no quiso comentar el asunto. Pero sí precisa que el plan, que no había llegado a estar completamente operativo cuando Panetta asumió el cargo, en febrero de este año, contó con fondos para la planificación y probablemente para el entrenamiento de agentes para la misión. Según el Journal, en 2001 la CIA también examinó la posibilidad de realizar asesinatos selectivos de líderes de Al Qaeda, una idea que luego se descartó.

La presidenta del Comité de Inteligencia del Senado, la demócrata Dianne Feinstein, confirmó el domingo que Cheney prohibió a la CIA informar del plan, como reveló The New York Times. Y dijo que la decisión de ocultarlo "es un gran problema" porque se apartó de la Ley de Seguridad Nacional, de 1947, que obliga al gobierno de EE.UU. mantener "totalmente informados" a los comités de inteligencia del Congreso sobre actividades "de inteligencia". Pero la norma es algo ambigua, al señalar que esas sesiones informativas deben realizarse "en la medida en que tienen en cuenta la prevención de la divulgación no autorizada de información clasificada".

Feinstein y otros legisladores se enteraron de la existencia del plan el 24 de junio, en una reunión con Panetta, quien aparentemente lo supo un día antes y de inmediato suspendió sus actividades.

Barack Obama criticó ayer el plan secreto de la CIA. "El presidente opina que el Congreso debe informarle siempre de todo y con antelación, como prescribe la ley", señaló su portavoz, Robert Gibbs.

En tanto, Obama anunció que ordenará investigar por qué el gobierno de George W. Bush al parecer no indagó sobre una masacre de detenidos talibanes en Afganistán en 2001, llevada a cabo por un señor de la guerra afgano. "Los indicios de que no se investigó correctamente no me llegaron hasta hace poco", dijo a la cadena CNN. "Pedí a mi equipo de seguridad nacional que recopile para mí los datos conocidos", anunció

Comentá la nota