"Un plan de mitigación debe incluir la educación"

Susana Gea dirige el Laboratorio de Estructuras de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Salta y tiene, entre sus trabajos, diversos análisis sobre ingeniería sísmica y mitigación de desastres.

Acciones

Gea conversó con El Tribuno sobre las posibles consecuencias de un movimiento telúrico.

-¿Cuál es la probabilidad de que ocurra un terremoto en Salta?

-El Instituto Nacional de Prevención Sísmica (INPRES) confeccionó mapas de intensidades máximas probables de ocurrir, cada 100 años, en la Argentina. En éstos aparece una zona de la provincia de Salta (Capital, Cerrillos, Metán, Güemes y parte de Orán entre otros), con probabilidad de sismos de grandes magnitudes. Durante un terremoto hay construcciones de mampostería que se dañan y caen; también colapsan chimeneas, monumentos, torres y tanques elevados; aparecen grietas en terreno mojado y en taludes inclinados. Si bien la región ha soportado siniestros destructivos en los últimos 400 años, éstos no han afectado mayormente a las áreas más densamente pobladas y, en consecuencia, no se le ha dado al problema la importancia que realmente tiene en función del elevado nivel de peligro sísmico potencial.

-¿Salta resistiría un terremoto?

-Las construcciones que fueron proyectadas y ejecutadas de acuerdo a la normativa existente (Reglamento de Construcciones Sismorresistentes del INPRES) resistirían adecuadamente el fenómeno de mayor intensidad probable de ocurrir. Las distintas etapas de construcción deben cumplir con estas normas, con lo que se consigue la seguridad que corresponde.

-¿Existe conciencia del riesgo por parte de la ciudadanía?

-La vulnerabilidad social está dada por la de sus edificios, y por la vulnerabilidad funcional; es decir, por la capacidad de su población para responder ante una amenaza cualquiera. Esto es válido tanto para sismos, como para inundaciones, incendios, desastres aéreos, entre otros. Me atrevo a afirmar que nuestra comunidad tiene una elevada vulnerabilidad social frente a los terremotos a la que contribuyen, entre otros, el desconocimiento de la amenaza sísmica y la falta de cultura de prevención. Y esto lo digo basada en la experiencia que tuvimos con dos proyectos: hace unos años elevamos al Ministerio de Salud un informe con la evaluación estructural, no estructural y funcional del hospital San Bernardo, que no solamente desapareció del Ministerio, sino que se siguió construyendo en los espacios abiertos de dicho hospital, reduciendo estas áreas de enorme valor frente a emergencias. En otra oportunidad, hace también unos años, el ministro de Educación desistió de firmar un convenio por el cual trabajaríamos en forma conjunta Universidad-Ministerio para instituir la prevención sísmica en la currícula de EGB. Esto demuestra la escasa importancia que se otorga al tema por parte de las autoridades. Hemos detectado una frase común: "No sembrar el pánico". Esto es un error, ya que todos sabemos que no hay nada más peligroso que la ignorancia.

-¿Qué son los planes de mitigación?

Cualquier intervención que se realiza antes de un desastre, para reducir o prevenir los daños que puede ocasionar, se denomina "mitigación de riesgo". Si tenemos presente que además de las consecuencias inmediatas de un sismo (daños en los edificios), tenemos que afrontar las consecuencias mediatas, como la falta de una respuesta adecuada a las necesidades de la población afectada (traslado y atención de heridos, agua potable, distribución de ayuda externa, control de epidemias), saqueos, interrupción de actividades económicas, etc, podemos observar que la disminución de la vulnerabilidad necesita de la intervención mancomunada del Estado y de la sociedad civil en su conjunto. Un plan integral de mitigación, por parte del Estado, debería incluir desde la sistematización de la educación en prevención sísmica hasta planes de crédito para el refuerzo de estructuras existentes.

Esto se realiza en San Juan donde, por ejemplo, no se pueden hormigonar las losas de un edificio cualquiera si el inspector no controló la colocación de los hierros de acuerdo a los planos. Los resultados de esta política fueron exitosos, ya que pudo verificarse que durante el último terremoto no se registraron daños.

-¿Cuál sería la capacidad de recuperación que podría tener Salta en caso de ocurrir un gran terremoto?

Debemos, como sociedad, tener una mirada retrospectiva y analizar nuestra capacidad de recuperación ante las últimas contingencias: inundaciones (Tartagal), enfermedades (dengue).

Desprotegidos

"Me atrevo a afirmar que nuestra comunidad tiene una elevada vulnerabilidad social frente a los terremotos a la que contribuyen, entre otros, el desconocimiento de la amenaza sísmica y la falta de cultura de prevención", afirmó la ingeniera Susana Gea experta en la temática y continuó: "Un plan integral de mitigación, por parte del Estado, debería incluir desde la sistematización de la educación en prevención sísmica hasta planes de crédito para el refuerzo de estructuras existentes".

Comentá la nota