El plan judicial del Gobierno que no pudo ser

Incluía anticipar las vacaciones de la jueza Sarmiento y emitir una resolución exprés a favor de la apelación oficial. Las complicaciones de procedimiento desangraron la estrategia.
En el plano judicial, la semana terminó muy lejos de lo que había previsto el Gobierno. Desde el mismo momento en que la jueza María José Sarmiento quedó a cargo de la causa por la remoción de Martín Redrado y la creación del Fondo del Bicentenario, los estrategas judiciales del oficialismo empezaron a pergeñar un plan que incluía correr a la magistrada forzando un anticipo de vacaciones y un rápido fallo a favor del Gobierno. Las complicaciones procesales y el recambio de la próxima semana de la sala en la Cámara en lo Contencioso Administrativo, dejaron la estrategia sin efecto.

La planificación comenzó el jueves 7 de enero. Ese día coincidió con el regreso anticipado desde las costas balnearias donde estaban de vacaciones, de los jueces José Luis López Castiñeira y Carlos Manuel Grecco, dos de los camaristas (junto a Néstor Buján) que tuvieron efímeramente la evaluación de los decretos 18/10, que dispuso la remoción de Redrado, y 2010/ 09, por el que se toman reservas para el pago de la deuda. A partir de entonces, se realizó una serie de reuniones entre jueces y asesores judiciales del Gobierno, con la participación de un camarista y un juez de instrucción penal afines al oficialismo, en contacto permanente con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Las reuniones se habrían llevado a cabo en la casa que tiene en Villa Devoto uno de los principales operadores del Ejecutivo en la Justicia. Allí se barajaron varias opciones, entre ellas, pedirle a Sarmiento que adelantara sus vacaciones para que se apartara del caso. Como encontraron la opción demasiado desprolija y evidente, se inclinaron por buscarla el sábado pasado para que la jueza se notificara de la apelación del Gobierno.

Pese al primer tropiezo, el plan continuó el lunes. Ese día dos camaristas se habrían presentado con un escrito en mano. Según fuentes judiciales, se trataba de una resolución en la que se anticipaba la aceptación de la apelación del Gobierno al recurso interpuesto por la oposición y en la que permitía traspasar las reservas del Central a la cuenta del Bicentenario. Pero las medidas adoptadas por Sarmiento enfriaron la ofensiva. El jueves, López Castiñeira fue recusado por la defensa del diputado de PRO Federico Pinedo. Viendo esta situación, Grecco se autoexcusó, usando como fundamento la "violencia moral". El Gobierno no esperaba esta decisión de Grecco.

Un nuevo escenario. La estrategia del oficialismo se diluyó sin éxito y el cambio de semana también traerá consigo un viraje en la escena judicial. En la instrucción , la jueza Sarmiento inicia sus vacaciones y será suplantada por Ernesto Martinelli, quien ahora quedará al frente de la causa.

Desde el lunes, será Marinelli quien deberá resolver los recursos presentados por el Gobierno, Redrado y los partidos de oposición. Por eso se estima que hasta dentro de diez días no habrá resolución y los DNU quedarán con la suspensión dictada por Sarmiento.

Pero la mayor encrucijada para el Gobierno estaría en la nueva conformación de la Cámara, ya que también cambia la sala a cargo y, en consecuencia, López Castiñeira, Grecco y Buján no tendrán más incidencia. Su lugar será ocupado por las juezas Clara Do Pico, Marta Herrera y un tercero a designar. Ambas magistradas cuentan con una intachable trayectoria judicial, ajena a los grupos de presión del Gobierno. Por ejemplo Herrera es reconocida por haber presidido la Cámara Federal de San Martín, que emitió importantes condenas en causas por delitos de lesa humanidad.

Comentá la nota