Plan Federal II: Provincia desmiente "discriminación" en el envío de fondos

Lo dijo a LA VOZ el subadministrador Eduardo Reese. El organismo gestionó el caso Tandil ante el Ministerio de Planificación nacional. "Esto se resuelve con financiamiento y no con marchas", opinó.
Un referente del Instituto de la Vivienda salió a cruzar los argumentos del intendente Miguel Lunghi sobre la presunta "discriminación" en el envío de fondos por parte del Gobierno Nacional, y sostuvo que el paralizado Plan Federal II, ocupado por casi 100 familias, se resuelve con "financiamiento y no con movilizaciones de vecinos" a La Plata o Capital Federal.

El arquitecto Eduardo Reese concedió una nota telefónica a LA VOZ donde aludió al complejo panorama que reviste el barrio La Movediza, donde decenas de familias decidieron tomar las viviendas sociales a medio construir, bajo condiciones que distan de la dignididad humana.

En primer término, el funcionario aclaró que el Plan Federal se fija mediante un convenio directo entre Nación y Municipio, por lo que no es resorte de la Provincia la resolución del atraso que motivó la virtual "huida" de la firma constructora.

No obstante, corroboró que Gustavo Aguilera, administrador del Instituto, mantuvo reuniones en el Ministerio de Planificación Federal donde tocó entre otros asuntos el caso de nuestra ciudad.

"No son respuestas evasivas, pero este programa responde a un convenio directo entre Nación y Municipio", destacó el subadministrador.

Así reiteró que "nuestra intervencion está limitada a una relación entre partes", aunque Reese rechazó de plano los dichos del jefe comunal, de extracción radical, sobre la supuesta "discriminación" que estaría propinando el kirchnerismo a las comunas no adeptas.

"No damos fe de la discriminación, de ninguna manera nos parece que esto sea así", manifestó el vocero provincial.

"LA GENTE NO ES REHEN"

Reese reconoció el problema que hace a la falta de pagos por parte de la administración central a la empresa. Sin embargo, puso en blanco sobre negro la preocupación bonaerense por la situación en el distrito.

"El organismo se reunió varias veces con el municipio por esta situación, el administrador mantuvo encuentros con Mario Civalleri y Omar Groh (secretario y subsecretario de Obras Públicas municipal)", recordó.

El Instituto de la Vivienda -añadió- "está interesado en que los conjuntos habitacionales puedan ejecutarse. Es imprescindible, mas allá de la modalidad de ejecución, porque constituye una contribución a disminuir el déficit habitacional".

Al mismo tiempo, Reese defendió al Estado nacional porque "es falso que no haya voluntad política de resolver el tema. La gente no es rehén más allá de que pueda haber diferencias políticas. La vivienda social no es una materia de castigo político", especificó.

Más tarde, se refirió a la propuesta de Lunghi ya expresada a los vecinos ocupantes: el viaje de 30 ó 40 personas a oficinas ministeriales de Buenos Aires y La Plata, para destrabar los pagos. Para el arquitecto sciolista, "ninguna situación de fuerza puede ayudar cuando hay de por medio algunos retrasos financieros para conmtinuar la obra. No me parece el camino más indicado, es mi visión como funcionario", agregó.

Comentá la nota