Plan de empleo: más asistencialismo

Por Horacio Meguira*

El anuncio de la presidenta de la Nación de "un plan de empleo" refleja el reconocimiento definitivo de la crisis y el formato que el Gobierno piensa abordar ante la aceleración del desempleo.

El anuncio de la presidenta de la Nación de "un plan de empleo" refleja el reconocimiento definitivo de la crisis y el formato que el Gobierno piensa abordar ante la aceleración del desempleo.

No se aparta de lo que fueron las iniciativas desde 2001 y de los planes que desde entonces se vienen implementando, en mayor o menor medida, para los sectores más vulnerables: asistencialismo con alguna obligación por parte del beneficiario. La creación de cooperativas para realizar trabajo comunitario ya se experimentó en los denominados planes Trabajar, donde el que recibía el beneficio debía realizar trabajos relacionados con los espacios públicos de los municipios.

La asistencia fue, y sigue siendo, la característica principal de las políticas públicas de intervención, lo que no implica la reconstrucción de la seguridad social, ni el incentivo al consumo de los sectores que dice proteger. Pareció que durante su discurso justificaba la no implementación de la "asignación universal por hijo", que es una reivindicación de la CTA desde hace muchos años y últimamente reclamado por distintos sectores políticos y sociales.

Afirmó que el trabajo en cooperativas fomenta la "organización de los trabajadores". Una verdadera paradoja a la luz de la reiterada negativa a modificar las normas –especialmente de los desocupados, precarizados o cooperativizados– prohibiendo o impidiendo su sindicalización.

Por otra parte, en la medida en que estas cooperativas intervengan en el "mercado formal", seguramente, como ya ocurrió, influirán sustituyendo empleo genuino por precario. Resulta claro que no es intención del Gobierno que las políticas sociales se orienten a la universalidad, condición necesaria de la igualdad; por el contrario, recurre nuevamente al asistencialismo coyuntural, más relacionado con respuestas discursivas a los reclamos opositores sobre la pobreza, que a un plan concreto de intervención del Estado en la creación de empleo.

*Director del Departamento Jurídico de la CTA.

Comentá la nota