Un plan diferente al que se impulsó en el Primer Mundo

No sólo los montos diferencian el "salvataje" argentino de los que realizaron los países centrales, como Estados Unidos, Japón o Reino Unido.

Hay varias diferencias que explican la asimetría numérica: No es sólo el tamaño de los mercados; también porque de este lado del mapa la crisis financiera y bancaria esta vez no pegó. Y para que haya más billetes destinados al consumo, los otros salvatajes se sostienen en la emisión de moneda.

"No hay que poner las cifras de los salvatajes en contraste porque la economía argentina no está viviendo la crisis financiera a la que sí responde el Grupo de los Siete (los países más poderosos del mundo) porque allí arranca en el mercado pero derrama como recesión", explicó el economista y ex viceministro Miguel Bein.

Para Miguel Kiguel de Econviews la gran diferencia entre los otros salvatajes y el argentino es que "acá no hay nueva plata que se inyecta al sistema". "En términos de liquidez de la economía local no habrá mucho cambio respecto de ahora porque la frazada no se agranda", sintetizó.

Por tomar sólo un ejemplo: mientras que los 13.200 millones de pesos que anunció la Presidenta en Olivos el jueves significan apenas el uno por ciento del PBI nacional; sólo el último salvataje estadounidense de 800.000 millones de dólares representó para ese país una emisión del orden de 5% de su PBI.

El equivalente en la Argentina de ese porcentaje involucraría en total un plan por 50.000 millones de pesos. Sin embargo, si se engloban todos los anuncios del Gobierno por la crisis, hasta ahora, el dinero en juego representa cifras cercanas al 3% del PBI.

Es decir, que los países centrales que hacen desembolsos multimillonarios tendrán costo fiscal porque emitirán plata para motorizar el consumo. En la Argentina, no se habla de emisión sino de estímulos a los bancos para que presten plata a quienes quieran comprar autos o electrodomésticos con tasas más bajas que las actuales.

"Las diferencias en los volúmenes de plata con otros países es que acá no hay necesidad de apuntalar al sistema financiero", consideró el economista Daniel Marx. Y el socio de la consultora AGM también se sinceró: "Lo que afectará realmente la economía local con esta crisis internacional será la baja de los precios internacionales y los temas de competitividad por la devaluación en Brasil".

Desde al consultora Ferreres, el economista jefe Fausto Spotorno, aclaró que del paquete anunciado por la Casa Rosada, "en realidad lo que verdaderamente se va a liberar son unos 6.000 millones de pesos porque no todo es expansión directa ya que una parte de ese dinero ya está prestado".

Spotorno recordó que en otras crisis que se originaron dentro del país, como la que se vivió en el 2001, el salvataje que finalmente se terminó realizando para reacomodar la economía generó déficit fiscal y comprometió al 12% del PBI.

Comentá la nota