Un plan contra los diarios

Por Adrián Ventura

Las pruebas son cada vez más sugestivas: los ataques contra Clarín y Papel Prensa -una empresa de la que son accionistas ese diario, LA NACION y el Estado y que produce papel para periódicos de todo el país- parecen ser parte de un plan sistemático, para cuya concreción el Gobierno se vale de las estructuras estatales.

Desde agosto hasta la fecha se han acumulado una serie de actos y hechos que, analizados individualmente, pueden revestir importancia dispar, pero que en conjunto parecen responder a una estrategia clara.

Por eso, además del impacto puntual que pueda tener en la causa, el respaldo que ayer dio el fiscal Gerardo Pollicita es importante para impulsar una pesquisa que devele ese plan.

El fiscal dice que, a partir de lo denunciado, surge del expediente que el ministro de Economía, Amado Boudou, "había realizado un aporte al plan criminal" para intervenir o expropiar Papel Prensa.

En esa alusión al "plan" está la clave que debería investigar la Justicia. Existen causas en las que se analizan uno o dos delitos. Pero la situación que viven Papel Prensa, Clarín y, en general, otros medios parece responder a una estrategia mayor:

* Actos de intimidación a Jorge Rendo, uno de los directores de Clarín ; el controvertido procedimiento realizado por la AFIP en ese matutino; la reunión en la cual el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, puso en conocimiento de otros funcionarios cómo es el plan para intervenir Papel Prensa; las manifestaciones de uno de ellos, Carlos Collazo, sobre las intimidaciones proferidas por Moreno; la denuncia de Rendo; la posterior querella presentada por el ex presidente de Papel Prensa Julio Saguier, y las renuncias de varios directores y síndicos.

* La orden que impartió el propio titular de la AFIP, Ricardo Etchegaray, de inspeccionar a Clarín , según lo comprobó LA NACION con acceso al expediente administrativo.

* La remoción de los titulares de la Sindicatura General de la Nación y de la Comisión Nacional de Valores y su reemplazo por otros funcionarios que ordenaron inspecciones y pedidos irregulares o anómalos.

* Durante el trámite de la ley de medios, el Gobierno focalizó los ataques en Clarín . Ahora se apura por conformar la autoridad de aplicación de la ley con funcionarios hiperkirchneristas.

Así, el Gobierno, utilizando los resortes de la Secretaría de Comercio, el Ministerio de Economía, la Sigen, la AFIP y la CNV, parece haberse lanzado a conquistar Clarín y Papel Prensa.

¿No estaremos frente a una estrategia que pretende derribar al "enemigo" más difícil, para después dominar a otros muchos diarios y medios que no podrían oponer resistencia?

Comentá la nota