El plan canje para camiones todavía no llegó a Olavarría

El plan canje para camiones todavía no llegó a Olavarría
La iniciativa es evaluada positivamente por los transportistas, ante quienes se abre la posibilidad de acceder a unidades cero kilómetro a través de un plan canje. Recibirían entre 25 y 35 mil pesos por sus usados, y créditos con tasas blandas del Banco de la Nación Argentina.
"Esta es una buena noticia, porque, según los primeros datos, se puede llegar a cambiar el camión con cuotas accesibles", se entusiasmó ayer Miguel Betilli, el titular de la Asociación de Transportistas Unidos, ante el reciente anuncio presidencial de un plan canje para camiones de más de 30 años de antigüedad.

Aunque a la sucursal local del Banco Nación todavía no llegó ninguna información oficial, Betilli se mostró optimista porque "las cuotas rondarían entre los 3.000 y los 3.500 pesos mensuales, algo accesible" para el sector transportista. Eso, claro, si las cláusulas o "letras chicas" no escondieran impedimentos para acceder al crédito, que incluiría tasas blandas de la banca oficial.

Los transportistas de carga recibieron la buena noticia el 26 de noviembre último. Ese día, la misma presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, anunció la vuelta del plan canje, esta vez con la idea de renovar la envejecida flota de camiones que circula por el país y con algunas características que buscarán evitar los defectos del sistema que rigió a fines de los 90.

Los detalles

La iniciativa surge de un convenio entre el gobierno nacional y la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac), y apunta a los pequeños y medianos transportistas, que posean no más de cinco camiones. Las unidades que entrarán en el canje son las que tengan más de 30 años de antigüedad y que estén actualmente en circulación. En la Argentina hay hoy 80.000 camiones en esa situación.

Por el viejo camión, los empresarios recibirán un subsidio de entre 25.000 y 35.000 pesos, además de un crédito del Banco Nación con tasa del 12% (salvo para los transportistas del norte del país, que pagarán 10,5%), de la cual un 2% será subsidiado por el Gobierno. El monto total que financiará el Estado es de $ 195.000 por unidad y la cuota mensual promedio de los créditos será de $ 3.500. En la primera etapa del plan, el Ministerio de Industria y Turismo destinará unos 80 millones de pesos en subsidios y el Banco Nación otorgará créditos por 340 millones.

"Estoy segura de que estas primeras 2.200 unidades (el máximo por financiar en la primera etapa) se van a agotar rápidamente, y vamos a seguir apoyando al sector para que siga renovando la flota de transporte, porque sabemos que estamos apostando al presente y al futuro de un sector que ha contribuido a generar puestos de trabajo bien remunerados y una economía y una actividad que sigue creciendo todos los días", dijo la presidenta Kirchner, durante el anuncio.

Los borradores originales del proyecto hablaban de un vehículo de producción nacional, pero finalmente se optó por incluir cualquier modelo de más de 200 HP fabricado en el Mercosur. Además de la intención de superar la tensión con Brasil por los roces comerciales, habría existido un pedido de la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) para que el plan no dejara afuera a cinco de sus seis asociadas que venden camiones. La mayoría de los camiones que se venden en el país son fabricados en Brasil (como Mercedes Benz, Scania, Volkswagen y Ford). La única marca que fabrica en la Argentina es Iveco, y Renault tiene su planta en Uruguay.

El anuncio sorprendió a muchos por el tema de la antigüedad, ya que previamente se barajaban distintas posibilidades: unos hablaban de más de 18 años de rodar en la calle y otros estiraban el plazo a 30 años, como finalmente salió el proyecto. En ambos casos para inscribirse hay que tener una unidad funcionando inscripta en el Registro Unico del Transporte Automotor (RUTA). La primera de las opciones habría abarcado un universo de 200.000 vehículos de carga y habría implicado un operativo mucho mayor. Fijar, en cambio, la antigüedad mínima en 30 años redujo ese universo a 80.000 unidades. "Esos camiones son inseguros, contaminan y gastan más combustible", explicó un hombre que trabaja a diario en el tema. Según el RUTA, circula en la Argentina un camión con 59 años de antigüedad.

En cuanto al valor del bono por los usados, se ha puesto en duda que resulte atractivo, ya que el valor de reventa es mucho mayor. "Pero es una herramienta positiva. Ahora hay que tratar de que la implementación no se demore y de que no haya incertidumbre", completó uno de los hombres del sector

Todavía no está resuelto si cada terminal deberá presentar un modelo económico (Iveco ya lo tendría) o si sirve para cualquier unidad y el comprador puede abonar la diferencia en efectivo. El presidente de Fadeeac, Luis Morales, anticipó que "en no más de 60 días ya va a estar en funcionamiento", ya que todavía resta definir quién se encargará del desguace de los camiones viejos. Morales sostuvo que las casi 2.200 unidades de la primera etapa "se van a acabar prontamente, pero hay un compromiso del Gobierno de ir renovando los cupos".

Para Miguel Betilli, las unidades más viejas corresponden al parque cerealero, que "ha estado tan manoseado a partir del conflicto con el campo". En cambio, "se ha renovado más fácilmente el parque de la carga general por el volumen de trabajo y los niveles de facturación", que se diferencian de otras especialidades.

Comentá la nota