Un plan "caído" y sólo $ 12 millones en obras.

Al hacerse añicos el lunes pasado la posibilidad de firmar un nuevo acuerdo tarifario, también se desvaneció un plan de inversiones por $ 500 millones propuesto por los accionistas al Gobierno, que dependía de la suba a conceder.
Según Saur, el cambio de planes abortó un programa que aseguraba $ 50 millones por año durante los próximos diez, justo cuando el EPAS reconoce la necesidad de obras de infraestructura por $ 437 millones. Y dudan del destino de subsidios por $ 40 millones otorgados por el Enosa (Ente Nacional de Obras de Saneamiento), que el organismo aprobó pero nunca efectivizó.

Por otra parte, el cálculo grueso de los hasta el lunes responsables de OSM arroja que sólo $ 12 millones por año, de los $ 136 millones al año de facturación proyectada (contemplada la suba del 36,5% que los mendocinos tendrán que pagar desde octubre), podría reinvertirse en obras, en función de la estructura de costos actual.

Al respecto, subrayan como ejemplo que el 19,7% de alza aprobada en 2008 se diluyó en la paritaria salarial del último año. Y en ese contexto defienden su posición de "priorizar el servicio", a costa de suspender pagos a proveedores, y así cumplir con el compromiso de la carta firmada: volcar $ 10 millones anuales más $ 1,5 millón en concepto de devolución en obras atrasadas.

Comentá la nota