Plan anticrisis para fomentar la llegada de empresas y el empleo

Lo anunció ayer el intendente municipal. La medida de emergencia consistiría en otorgar exenciones tributarias a aquellas firmas que se radiquen en Pilar y contraten personal local.
La amenaza de que la crisis internacional retraiga la radicación de empresas en el distrito que durante los últimos años registró un ritmo acelerado, el gobierno municipal analiza implementar una serie de medidas destinadas a aliviar el impacto de la coyuntura económica mundial e intentar que no deprima la generación de empleo.

Es por eso que ayer, durante un acto que tuvo como finalidad la entrega de máquinas, insumos y herramientas a los responsables de nuevos emprendimientos productivos, el intendente municipal Humberto Zúccaro manifestó su voluntad de instrumentar mecanismos anticrisis frente a un escenario que se presume crítico para la economía nacional y global.

En ese sentido, el jefe comunal habló concretamente de que se analiza beneficiar con exenciones tributarias a aquellas industrias que decidan radicarse en el Partido y acepten como condición contratar al menos un 75% de su personal con domicilio en el distrito.

De esta manera, el gobierno busca que la onda expansiva del estallido económico y financiero internacional que tuvo como epicentro a los Estados Unidos cause los menores daños posibles sobre las inversiones y el empleo en el territorio pilarense.

No obstante, la letra chica de este plan todavía se encuentra en estudio, debido a que desde la Secretaría de Gobierno de la Comuna analizan cuáles serían las herramientas adecuadas para generar el efecto buscado y cómo se articularía el programa con el resto de las normativas vigentes que rigen a nivel provincial. Por otra parte, también se estudia qué tasas municipales estarían abarcadas por la eximición de pago.

Además, durante el acto de ayer, que tuvo lugar en el Centro de Jubilados San Luis, el intendente reveló en tono enigmático que ya existe una empresa interesada por invertir en el Parque Industrial, perteneciente a uno de los sectores más golpeados por la crisis, que sería la primera en ser alcanzada por este régimen.

En tanto, un alto funcionario municipal se encargó de subrayarle a El Diario que la medida está pensada exclusivamente para paliar la emergencia generada por el contexto internacional, pero que ni bien se discipe el escenario conflictivo, el plan quedará sin efecto.

Sin promoción

Una normativa que regía desde 1992 –promulgada durante la intendencia de Jorge Telmo Pérez- y que fue derogada años atrás beneficiaba a las empresas que se instalaran en Pilar con exenciones impositivas a cambio de que contrataran un 50% de su personal en el distrito. Se trataba del desaparecido Régimen de Promoción Industrial reglamentado por la ordenanza 80/92.

Este régimen eximía del pago de tasas durante 6 años a las compañías que se radicaran en el Parque Industrial y por 4 a las industrias que desembarcarán fuera de dicho predio.

Pero el incumplimiento por parte de muchas empresas de la cláusula que establecía el cupo mínimo de empleados pilarenses y la convicción de que ya no era necesaria dicha promoción debido a que Pilar atraía inversiones sin necesidad de esos mecanismos de seducción fueron los principales argumentos del gobierno para impulsar la caída de la normativa.

Plan anticrisis

Una medida para contrarrestar posibles despidos

Desde el gobierno municipal sostienen que se torna imprescindible implementar algún plan para fomentar la llegada de inversiones y la generación de empleo en medio de la crisis, a fin de generar nuevas fuentes de trabajo ante la amenaza latente de que se produzcan despidos en las empresas locales. Porque en la actualidad, la pálida situación del Parque Industrial de Pilar contrasta con la realidad rozagante que se vivió allí hasta bien entrado el año anterior. La crisis económica global asestó un duro golpe en el nivel de actividad de la gran mayoría de las empresas radicadas en el complejo fabril local e hizo resurgir el tan temido fantasma de los despidos. Si bien la política de las alrededor de 190 firmas instaladas en el predio privado prioriza la preservación de las fuentes de trabajo, si el parate persiste, el mes que viene las industrias deberán definir cómo afrontarán el crítico panorama durante el 2009: una decisión que incluye en el abanico de alternativas para superar la encrucijada los despidos, las suspensiones y los concursos preventivos de crisis.

Desde la Cámara Empresaria del Parque Industrial de Pilar (CEPIP) sostuvieron que las empresas autopartistas son las más castigadas dentro del complejo, aunque manifestó que casi todas las firmas sufren los embates del colapso económico y financiero global.

Comentá la nota