Un plan que anda sobre ruedas (desinfladas)

De las 100 mil ventas de vehículos que se esperaba realizar con los créditos del organismo previsional, por ahora sólo se concretaron algo menos de 5 mil. Hubo operaciones por 158 millones de pesos. Las agencias de autos siguen siendo optimistas
El Gobierno presentará hoy los primeros datos oficiales sobre el plan de promoción de venta de vehículos cero kilómetro. Al 8 de mayo pasado, la Anses había pagado a las terminales automotrices 4983 unidades, aunque fuentes del mercado indicaron que la cifra se eleva a 5500 cuando se suman las operaciones de la última semana. El titular del organismo previsional, Amado Boudou, llevará esa información al Congreso, más precisamente a la Comisión de Control de los recursos jubilatorios. Ese cuerpo se constituyó la semana pasada y ahora empezará su trabajo de auditoría sobre el destino de las inversiones de la Anses. Página/12 reveló ayer que esa repartición multiplicó por ocho las fondos destinados a proyectos productivos, a obras de infraestructura y a planes de aliento al consumo respecto de lo que giraban las AFJP al mismo fin. Dentro del item consumo, el incentivo a las colocaciones de autos ya se llevó 158 millones de pesos.

De los 4983 vehículos pagados por Anses a las fábricas automotrices, la mayor cantidad corresponde a Volkswagen con 1735 (34,8 por ciento), seguida de cerca por Peugeot-Citröen con 1536 (30,8). Después aparecen General Motors con 798 (16,0 por ciento), Fiat Auto con 429 (8,6), Ford con 369 (7,4) y Renault con 116 (2,3).

Entre enero y abril, la cámara que agrupa a las terminales informó ventas a los concesionarios por 143.410 unidades. Es decir, el plan oficial contribuyó apenas con el 3,5 por ciento de esa cifra. Sin embargo, la interpretación del Gobierno y de las propias agencias de autos es un poco más optimista. Aseguran que la puesta en marcha del plan despertó interés en el público y movilizó numerosas consultas. Muchos de esos interesados terminaron aceptando otras ofertas de los concesionarios, con lo cual esas colocaciones no se suman a la estadística del plan del Gobierno, pero para los efectos buscados de sostener el consumo, el resultado fue el mismo.

Esto ocurrió especialmente durante el verano, según indicó a este diario el presidente de Acara, Dante Alvarez, de la cámara que reúne a las agencias. En ese momento, el plan era bastante más restringido que en la actualidad y las trabas burocráticas, más importantes. Las exigencias para acceder a la financiación de la Anses se relajaron desde entonces: dejó de ser una condición para tomar estos créditos que se tratara de la compra del primer cero kilómetro, y también se amplió a más de 30 modelos el menú de vehículos incluidos en el programa. A la vez, se crearon nuevas opciones de préstamos, que permiten financiar el 80, el 70 o el 50 por ciento de la unidad a adquirir.

El número oficial de vehículos pagados por la Anses a las terminales es 4983, y el extraoficial, con las últimas operaciones, es 5500. Eso no significa que todas las unidades hayan llegado a los compradores, ya que los plazos de entrega son alrededor de 45 días después de que el organismo previsional girara el dinero a la fábrica. Para el público, en definitiva, el tiempo para acceder al auto ronda los 90 días a partir de la firma de los papeles que oficializan la transacción. Esa es otra razón por la cual las concesionarias terminan concretando ventas con otro esquema de financiación distinto al oficial, y con plazos de entrega más cortos. En la industria sostienen que entre las operaciones ya concretadas y las pendientes de resolución, es decir, que la Anses gire el dinero a las terminales, el plan del Gobierno en realidad ya sumó ventas por 15.000 unidades. Según dijeron en una de las fábricas, los tiempos de resolución de los trámites se vienen acortando y en las próximas semanas se verá el crecimiento en el número de colocaciones.

Cuando Cristina Fernández de Kirchner anunció el plan, la expectativa de los funcionarios era despachar unas 100.000 unidades por esta vía. Ahora las estimaciones son más bajas, y se ubican entre 50.000 y 80.000, según las fuentes. "La opinión de Acara es que este plan es una herramienta muy importante para la venta de vehículos financiados. Es lo más barato que hay en el mercado y tiene descuentos en los precios de los vehículos por contribuciones que hacen las terminales y las agencias. Además, el seguro es barato porque fue negociado por la Secretaría de Comercio Interior. Es una buena opción para quien quiere comprar un auto", afirmó Alvarez.

Un elemento que conspira contra el éxito del plan es que los argentinos le huyen al endeudamiento. En los años ‘90, el 70 por ciento de los autos se vendía con financiamiento, pero luego de la crisis de 2001, ese nivel bajó al 30 por ciento. Lo que se está viendo este mes, en tanto, es cierta reactivación en las ventas al contado, aunque en las estadísticas esto se reflejará en junio y julio, cuando se efectivice la entrega de vehículos a los compradores.

Comentá la nota