El plan ampliado para autos 0 km impactará en la venta de los usados

Las nuevas alternativas para la compra de automóviles de alta gama producidos en el Mercosur frena aun más la comercialización de los modelos con varios años de uso
La flexibilización para incluir modelos más costosos en los planes de venta para autos 0 km con financiamiento estatal significó una buena noticia para la industria automotriz local. Sin embargo, trajo aparejado problemas para dos negocios: los usados y los importados.

Para el caso de los usados, la falta de financiamiento para su venta dificulta toda la actividad. Pero ahora que se sumaron todas las unidades intra Mercosur, los usados con muy poca antigüedad respecto del 0 km de la misma marca se verán resentidos en sus valores por las facilidades para comprar precisamente el modelo nuevo.

En la otra punta de la cadena, los automóviles importados sufren una situación similar. Un dólar creciente, casi sin margen de negocio y una casi nula financiación, deberán competir con autos de segmentos de lujo que se venderán en pesos, financiados en un 70%.

Según la Cámara del Comercio Automotor (CCA), en el primer mes de 2009 se comercializaron 109.300 vehículos usados, lo que significó un 17 % menos que igual mes de 2008, cuando se vendieron 133.191 unidades. Si se mide enero contra diciembre, los números tampoco son más alentadores: 109.300 unidades en 2009 contra 98.380.

Según Alberto Príncipe, titular de la Cámara de Comercio Automotor (CCA), los valores de las unidades denominadas “usadas–nuevas” (autos que no tienen más de dos años de antigüedad) están bajando porque la venta “está decayendo” respecto a el mismo mes de 2008.

El ejecutivo no sólo asegura que el precio de los usados no repunta, sino que además pronostica que en poco tiempo más, la venta va a sufrir un “cuello de botella”.

“Sin financiamiento para la venta de usados, es imposible que los compradores de 0 km de los planes oficiales se puedan desprender de su unidad”, afirmó el concesionario. Para Príncipe, sin venta de usados, los compradores no tendrán fondos para cancelar los anticipos de las nuevas unidades. Y de esta manera, una parte del mercado quedará sin fluidez, generando ese embudo: mucha gente tratando de vender en una plaza seca de compradores.

“Seguimos solicitando al Ministerio de la Producción ampliar la iniciativa a los autos usados”. “No le pedimos el plan de 60 cuotas, sino créditos blandos, que hoy no existen. El círculo no está cerrado para que el mercado no sufra ninguna desaceleración”, sentenció.

Pero la baja en las ventas no sólo prevé un escenario de supervivencia compleja, sino que carcome el negocio. Por eso, desde la CCA ya empiezan a hablar de posibles cierres, al afirmar que como las ventas dejaron de estar en un volumen razonable “muchos negocios caerán en la inactividad. Nadie puede mantener un emprendimiento si no hay movimiento, por lo que los desempleos comenzarán a crecer rápidamente”, dijo Príncipe.

Mercado flexible

Las terminales locales que festejaron el anuncio, y que ayer se reunieron en Adefa, aún se muestran expectantes respecto de lo que puede llegar a suceder en el mercado. Sin embargo, ya adelantan conclusiones respecto a un sector de los 0 km que va a sufrir: los importados.

Desde Ford aseguraron que, aunque es muy pronto para sacar conclusiones, las marcas importadas “se verán afectadas”. La empresa del óvalo comercializa en el país Jaguar, Land Rover y Volvo.

Y los últimos datos de patentamiento, muestran un futuro incierto. En enero pasado, la venta de unidades para Alfa Romeo cayó 88,9%; Porsche 72,9%; Land Rover 54,84%; Volvo 24%; Mini 23%; BMW 17,4%; Mercedes Benz 11,1%. Sólo dos marcas mostraron signos positivos, Audi 4,8% y Hyundai 7,2 %.

Precisamente, Príncipe es concesionario de Hyundai, el mayor fabricante surcoreano de automóviles en el país tanto de unidades usadas como 0 km. Y reconoce que las marcas extra Mercosur “se van a ver afectadas. Van a tener que competir en un mercado en el que hay una flexibilización de tasa financiación y donde no tienen mucho margen de precio”.

Fuentes del sector que pidieron reserva aseguraron que esperan un escenario con menos ventas. “Financiación para la compra de la producción nacional y un dólar cada vez más caro no es lo que más nos sirve”.

Aunque en otros momentos, muchas marcas apostaron a vender en promoción con un dólar diferencial –menor a la cotización del día–, la escasez de margen, tanto de los distribuidores como de los concesionarios se lo impediría.

Comentá la nota