Placenzotti defendió su gestión y sembró dudas sobre los motivos del paro en Vialidad

En medio de un nuevo cese de actividades determinado por el personal que presta servicio en la Dirección Provincial de Vialidad, el titular del organismo detalló algunos de los puntos reclamados por los empleados para volver al trabajo.
En la segunda jornada del cese de actividades concretado desde ayer y hasta mañana inclusive por parte del personal de Vialidad Provincial, el director del organismo fue consultado sobre los motivos de una medida de fuerza que lleva varias semanas de ejecución y que no se entiende muy bien a qué responde.

En primera instancia, los empleados se quejaban de los supuestos modales del administrador Jorge Placenzotti, acusándolo de "nazi", de "dictador" y hasta de "fascista" en los mismos comunicados de prensa que enviaban a los medios de comunicación para informar sobre las protestas.

Según esos escritos emitidos cuando comenzaron a concretarse las protestas, el funcionario era responsable de un "atropello negligente y arbitrario que, muy lejos de buscar una solución a los cuantiosos reclamos y denuncias efectuadas, avanza y redobla el acoso laboral con resoluciones que desmantelan los recursos humanos de la planta y descuenta días laborados a los compañeros contratados a fin de imponer terrorismo de estado".

Pasados los días, cuando detalles del conflicto saltaban lentamente a la luz, se ponían de manifiestos enojos moralistas despertados por alguna referencia del propio Placenzotti, a la necesidad de despejar el organismo de personal que no presta servicio alguno. "Seguimos padeciendo la descalificación pública permanente" del titular de Vialidad "tratándonos de ñoquis y corruptos", rezaban los manifiestos.

Esta mañana, el administrador intentó brindar algunas precisiones del conflicto, pero también aclarar puntos que permanecen ocultos y se desconocen. En principio aclaró que "llegamos a la gestión para defender la cosa pública y transparentar los controles". A modo de ejemplo mencionó que se fueron "dando muestras claras de lo que queríamos, pusimos en marcha la comisión paritaria que hacía ocho años que no se reunía y determinó, entre tantas cosas, que el salario básico pase de $320 a $497, concretamos la construcción del edificio propio que se venía reclamando desde hace 40 años...".

En el mismo sentido resumió que "más allá de todas las cuestiones que puedan ser, evidentemente hablar de esto es darle letra a una situación que no tiene más sustento que el tema político". De este modo dejó establecido que la protesta que mantienen los trabajadores se basa sólo en presiones las condiciones laborales inéditas a las que se acostumbraron los empleados.

Por otra parte, el funcionario aseguró que en los puntos planteados por el sindicato para destrabar el conflicto "no hubo nunca ningún reclamo concreto que dijera cuáles eran las violaciones que cometíamos. Entonces nosotros nos interrogábamos: ¿Qué conflicto se analiza? ¿La interpretación antojadiza y caprichosa de las normas? ¿De qué se acusa a esta administración? ¿De cumplir con las leyes y reglamentaciones? ¿De pretender un ordenamiento de los trabajos? ¿O las razones tiene carácter político-partidario?" se preguntó.

Al respecto mencionó que entre los pedidos de los empleados se encuentra: el archivo de todos los sumarios administrativos "que se generaron desde que nosotros llegamos a la gestión". Si bien no supo decir cuántos de estos documentos estaban en marcha, aseguró que "hay unos cuantos por las irregularidades detectadas por ejemplo, en obras certificadas, pagadas y no concretadas".

Otro punto, según lo enunciado, pide la eliminación de los controles de entrada y salida por las puertas, una medida imposible de considerar no sólo por la inseguridad reinante, sino porque cada empleado está obligado a rendir cuentas de su tiempo durante lo que dure la jornada laboral. Pero parece que quienes se desempeñan en Vialidad no están dispuestos a cumplirlo.

Finalmente, el titular de la dependencia reveló que entre los ítems se solicita la "reinstalación en sus cargos del personal desplazado ya que se ha demostrado que todo lo instrumentado hasta la fecha ha sido contraproducente para la delegación", lo que resulta imposible debido a que la gestión del Ing. Jorge Alberto Obeid al frente de la provincia ha terminado ya que la ciudadanía decidió otorgarle el voto al Socialismo.

"Lo que quieren es volver al 10 de diciembre de 2007 lo que es imposible. Cuando durante tantos años la regla fue no hacer lo que se debía y llega un Gobierno dispuesto a respetar todos los derechos de los trabajadores pero como contrapartida pide cumplir con todas las normas y reglamentaciones que no tuvimos la dicha de dictar sino que estaban desde antes", la situación se torna compleja, más aún teniendo en cuenta que "todos quienes estábamos en la función pública tenemos la obligación ineludible de trabajar en base al sueldo que nos pagan todos los santafesinos".

En tanto, Placenzotti denunció que "en Vialidad había muchos agentes que iban una vez al mes a buscar su recibo de sueldo y hoy esa situación tiende a desaparecer". Sobre los mecanismos empleados para el control, mencionó que "hemos puesto en marcha la auditoria interna, se verificó el incumplimiento del convenio, se detectaron irregularidades y se aconsejó sobre los pasos a seguir".

"Nosotros en todo este tiempo hemos dado muestras claras de lo que queremos para Vialidad y hoy esta situación de protesta pertenece pura y exclusivamente a una acción coercitiva que impide sacar vehículos de la calle y genera una situación de incertidumbre que no ayuda a que se entienda que Vialidad no está parada sino que quienes se adhieren al paro son los que pretenden seguir teniendo los privilegios particulares" dijo por último.

Fuente: SM

Comentá la nota