Pizzuto: Obviamente políticamente no conviene decir que las petroleras están contaminando el agua

Patóloga durante veinte años en Caleta Olivia, asegura que existen aumento progresivo de cáncer de cuello uterino en mujeres cada vez mas jóvenes, cáncer de colon y de mama, y "en ciertas zonas de la provincia es llamativa la presencia de linfomas y leucemias producto de la presencia todavía de transformadores refrigerados con PSV».

Ana María Pizzuto fue la fuente de estadísticas de tumores durante mucho tiempo porque era la única profesional en la provincia.

Ejerció veinte años la profesión de patóloga en la ciudad petrolera de Caleta Olivia, asegura que desde un principio viene advirtiendo sobre el aumento progresivo del cáncer en toda zona norte. Fue consultada por organismos públicos y privados ya que era la única que tenía datos fehacientes, luego le sacaron esa facultad y se la dieron a una médica generalista, por eso «descreo de las estadísticas santacruceñas», dijo.

Ana María Pizzuto confesó a este medio la triste realidad que le ha tocado conocer desde el lado de la profesión, asegura que «no hay peor ciego que el que no quiere ver», porque desde que llegó en 1989 «vengo advirtiendo sobre el aumento progresivo y constante de tumores malignos en la zona norte».

La primera experiencia al respecto fue con gente de Pico Truncado ni bien empezó a ejercer: «cuando me llegaban Papanicolaou de la zona norte, en particular de Pico Truncado, noté una particularidad y era el alto grado de inflamación que había en las muestras que me llamó mucho la atención».

En este marco asegura que las explicaciones que le daban en principio era que esto respondía en general a mujeres que ejercían ciertas prácticas sociales como la prostitución, sin embargo Pizzuto pudo constatar que las muestras eran de mujeres de todo tipo de estrato social.

Posteriormente «empecé a buscar qué características tenían todas estas mujeres. y no hubo duda que era el agua. Quien tenga la posibilidad de tomar agua en Pico Truncado, tiene un sabor muy particular, muy salado y amargo» sostuvo.

Este fue el primer episodio con que la médica comenzaba a tomar conciencia de la problemática, Pizzuto asegura, porque como profesional posee los archivos que lo comprueban, que en Caleta Olivia «lo que tenemos es un alto índice de cánceres de cuello uterino, cada vez en mujeres más jóvenes, también aumentó el cáncer de colon y de mama, y en ciertas zonas de la provincia es llamativo la presencia de linfomas y leucemias producto de la presencia todavía de transformadores refrigerados con PSV».

Por otro lado no asegura que haya una relación directa entre contaminación petrolera y cáncer, ya que «no hemos podido hacer estudios completamente serios al respecto, debido a que cuando lo intentamos nos encontramos con que era un laboratorio que estaba directamente relacionado con YPF». En el caso petrolero «tampoco sé qué es lo que se inyecta con la recuperación secundaria, en su momento era bentonita, pero ahora no sé con qué lo suplantaron, sé que es un polvo blanco», dijo.

Registro

«La Provincia tiene un registro provincial de tumores, pero no sé a quién le piden los datos, en su momento me los pedían a mí, tanto en lo oficial como en lo privado, hasta que de golpe nunca más me los pidieron, y se los empezaron pedir a una médica generalista que no sé cómo puede saber quiénes están o quiénes no están, de qué se murieron, de qué eran los cánceres, honestamente yo no creo en ninguna estadística de Santa Cruz», expresó Pizzuto.

Asimismo informó que «muchas de las personas que tienen cáncer son rotuladas y llevadas a Buenos Aires, y si fallecen se registran allí y no quedan en nuestro registro». Finalmente asegura que viene hablando de este tema desde hace mucho, pero que «obviamente políticamente no conviene decir que las petroleras están contaminando el agua».

Comentá la nota