Pittelli volvió a llamar al diálogo en el mesanje del Aniversario

En su discurso por el 155º aniversario de nuestra ciudad, el intendente Aníbal Pittelli llamó a dialogar permanentemente, aunque existan opiniones diferentes.

Para esto, puso el ejemplo del hecho histórico de la fundación de Chivilcoy, narrado por los cronistas locales, sobre la pala de Valentín Coria.

"Varias veces escuchamos qué es lo que ocurrió aquí, un 22 de octubre de 1854. Para empezar aquí no había nada, los pueblos originarios lo llamaban ‘pampa’, que significa ’sin árboles’ con pastizales muy altos".

"Los primeros habitantes estaban en la zona de Moquehuá, San Sebastián, La Rica… Ya no quedaban muchas tierras y es así que la gente se empezó a afincar en distintos lugares. El juez de Paz en esa época, que hacía las veces de intendente, era Federico Soárez".

"Se tuvo que determinar el lugar dónde se iba a fundar la ciudad, aparentemente, el 21 de octubre se reunieron en el cuartel VI, Ayarza, Villarino, Soárez, Benítez, Coria… Al otro día, temprano, iban a salir a designar el lugar, porque no se ponían de acuerdo, había intereses distintos, sólo se pusieron de acuerdo en que donde clavaran la pala se fundaría el pueblo".

"Salieron de recorrida con caballos y carruajes, anduvieron por el cuartel VI y fueron para el lado de lo que hoy es la ruta 30. Era cerca del mediodía y no se ponían de acuerdo".

"En un momento, por la zona donde ahora está la Escuela Nº 20, alrededor de las cinco de la tarde del 22 de octubre de 1854, algunos se cansaron y luego de acaloradas discusiones, Soárez y Coria agarran el carruaje y salieron a todo lo que da hacia la zona del centro, con todos corriendo atrás".

"Por esta zona -Pittelli señala la plaza- se bajaron del carruaje y todos corrieron. Cuando alcanzaron a Coria y Soárez, clavan la pala y se firmó el acta".

Pittelli agregó que se llegó a esto, "luego de haber desacuerdos y desencuentros. Con intereses totalmente diferentes. Algunos querían que haya más ganadería, otros que mayor agricultura.

Había desacuerdo, pero el acuerdo era clavar la pala para fundar la ciudad".

El intendente llamó a ponerse de acuerdo "para decidir a dónde clavamos la pala de aquí en adelante. Son palas que surgen del desacuerdo, de pensamientos diferentes y bienvenido que no estemos de acuerdo, pero pongámonos de acuerdo para clavar la pala entre el campo y la ciudad; los trabajadores con los industriales; los comerciantes con sus empleados; los docentes con sus alumnos; pueblo y gobierno".

Invitó a "clavar la pala de la segunda fundación de Chivilcoy, porque desde hace seis años, Chivilcoy renació y se puso en línea con una política que defendemos y que permite a Chivilcoy tener trabajo, empresas, posibilidades de educación, mejorar el Hospital y una obra pública sin precedentes, que la consolidó como una gran ciudad".

Concluyó indicando que "no hay que temer no estar de acuerdo ni tener desencuentros. Debemos tener miedo a no querer clavar la pala. Ese es el desafío que tenemos por delante".

Comentá la nota