Pittelli instó a lograr acuerdos para diseñar el Chivilcoy del Siglo XXI

Con el izamiento de la Bandera Nacional en el mástil ubicado en la plaza 25 de Mayo, comenzaron los actos oficiales realizados ayer, para conmemorar el 155º aniversario de la Fundación de Chivilcoy.
Luego de la mencionada ceremonia, las autoridades municipales colocaron una ofrenda floral al pie del Monumento a los Fundadores. Posteriormente, en la Iglesia San Pedro Apóstol, se realizó una oración religiosa. Al finalizar, frente al Palacio Municipal, se desarrolló la parte central del acto oficial. En este lugar, luego de la presentación de las autoridades presentes, se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino; se leyó el decreto de los festejos y se leyó un saludo de la Asesoría General de Gobierno de la provincia de Buenos Aires. En la continuidad del acto, la actriz Lucy Lozzi, interpretó la poseía 'A Chivilcoy', del autor chivilcoyano, Serafín M. Mastropierro. Luego, habló el intendente municipal, Aníbal Pittelli. Una vez concluidas sus palabras, desfiló a caballo una delegación de alumnos de la Escuela Agraria Municipal 'Valentín Coria' y seguidamente, vecinos integrantes de la comunidad, hicieron su paso frente al palco oficial, con la Bandera del Sesquicentenario de Chivilcoy, luego de lo cual se hizo la desconcentración y se invitó a compartir un chocolate caliente con pasteles.

Mensaje de Pittelli

En el mensaje que dirigió a la población, luego de sintetizar cómo se llegó al momento en que Valentín Coria clavó la pala marcando el sitio dónde se fundaría Chivilcoy y de todos los desacuerdos que se fueron planteando entre los fundadores para fijar el lugar dónde se iba a fijar la ciudad, el intendente municipal, Aníbal Pittelli, dijo que luego de eso se firmó el acta. 'Había gente que defendía intereses totalmente diferentes; unos defendían una cosa y otros, otra. Algunos querían más ganadería y otros que haya más agricultura. Había desacuerdos, pero había un acuerdo superior que era clavar la pala y donde se clavara la pala se fundaba la ciudad. Eso no es muy distinto a lo que nos está pasando hoy. Porque eran como nosotros. El juez era el juez y los vecinos eran los vecinos y hoy los honramos como nuestros padres fundadores. Yo hoy quiero invitarlos a que nos pongamos de acuerdo en dónde tenemos que clavar las palas que tenemos que clavar de aquí en adelante. Son palas que surgen del desacuerdo. Que surgen de pensar diferente. Cuando dos personas piensan iguales, hay una que no piensa. Bienvenido que no estemos de acuerdo; bienvenido que pensemos diferente, pero pongámonos de acuerdo en dónde clavar la pala. Dónde clavar la pala entre el campo y la ciudad; dónde clavar la pala los trabajadores con los industriales; dónde clavar la pala los comerciantes con sus empleados; dónde clavar la pala los profesores con sus alumnos; dónde clavar la pala pueblo y gobierno. Las palas se clavan con desacuerdos y bienvenido los acuerdos, porque detrás de los desacuerdos vienen los acuerdos. Yo los invito a que clavemos la pala; la pala de esta segunda fundación de Chivilcoy, porque desde hace seis años, Chivilcoy ha renacido. Ha renacido porque se ha puesto en línea con una política que nosotros defendemos porque le ha permitido a Chivilcoy tener trabajo; tener empresas; le ha permitido a Chivilcoy tener posibilidades de que nuestros jóvenes y nuestros adolescentes estudien; nos ha permitido tener un Hospital que es un orgullo para todos los chivilcoyanos; nos ha permitido tener una obra pública sin precedentes en la historia de Chivilcoy, que la configurado como una gran ciudad; una gran ciudad que tenemos que seguir adorándola, cuidándola para dejarla para nuestros hijos y nuestros nietos. Estamos en un momento clave en la historia de la ciudad que nos permita decidir entre todos, cuál es la ciudad que queremos para los próximos 50 o 100 años. Estamos ante la posibilidad, nada menos y nada más, que ponernos a discutir dónde vamos a clavar la pala para el Chivilcoy del Siglo XXI. Ese es el desafío; esa es la convocatoria. Si es que puedo convocarlos a algo, los convoco a eso. A no tenerle miedo a no estar de acuerdo; a no tenerle miedo a los desencuentros; a que pensemos diferentes. Si tengamos miedo a no querer clavar la pala. Ese es el desafío, que tenemos por delante. Discutamos, pensemos, hablemos, nunca es tarde para hacerlo., Nunca es tarde para clavar la pala que tenemos que clavar en nuestra familia, en nuestro barrio, en nuestra ciudad. A eso los convoco. Para eso estamos acá. Para clavar la pala del Chivilcoy que queremos para nuestros hijos y para nuestros nietos: Para el Chivilcoy del Siglo XXI. Para el Chivilcoy que todos queremos y soñamos'.

Estamos ante la posibilidad, nada menos y nada más, que ponernos a discutir dónde vamos a clavar la pala para el Chivilcoy del Siglo XXI. Ese es el desafío; esa es la convocatoria. Si es que puedo convocarlos a algo, los convoco a eso.

Yo los invito a que clavemos la pala; la pala de esta segunda fundación de Chivilcoy, porque desde hace seis años, Chivilcoy ha renacido. Ha renacido porque se ha puesto en línea con una política que nosotros defendemos porque le ha permitido a Chivilcoy tener trabajo; tener empresas; le ha permitido a Chivilcoy tener posibilidades de que nuestros jóvenes y nuestros adolescentes estudien; nos ha permitido tener un Hospital que es un orgullo para todos los chivilcoyanos; nos ha permitido tener una obra pública sin precedentes en la historia de Chivilcoy, que la configurado como una gran ciudad; una gran ciudad que tenemos que seguir adorándola, cuidándola para dejarla para nuestros hijos y nuestros nietos.

Comentá la nota