Sin dar pistas sobre sus próximos pasos, el economista pidió "dejar atrás la crisis"

En la puerta de su casa, Redrado evitó decir si volverá a presentarse en el BCRA en el transcurso del día; ayer, la policía le había impedido entrar; críticas de la oposición
El misterio sigue en pie. Martín Redrado finalmente salió de su casa en Belgrano poco antes de las 10, pero evitó adelantar si piensa volver al Banco Central en el transcurso del día después de que la policía le impidiera ayer ingresar en la sede de la entidad bancaria.

"No tengo más comentarios muchachos", se limitó a decir el economista mientras subía al auto, en medio de un enjambre de cámaras, cables y micrófonos y ante la pregunta de si tenía o no previsto presentarse hoy en el Central.

Por otra parte, celebró el fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo que el viernes último declaró inaplicable el decreto de necesidad y urgencia (DNU) a través del que el Gobierno pretendía usar reservas del BCRA para pagar deuda pública.

"El Congreso, la Justicia y el Banco Central han protegido los 48.000 millones de dólares que respaldan la fortaleza, la tranquilidad de la economía argentina, permiten generar empleo, y, por sobre todas las cosas, proteger los ahorros de los argentinos", afirmó.

Además, en lo que pareció un mensaje directamente dirigido al Gobierno, planteó: "Me parece que tenemos una oportunidad muy importante para dejar atrás la crisis, para seguir creciendo y para darle más empleo a todos los argentinos".

Mientras se esperan los próximos pasos de Redrado, el vicepresidente del Central, Miguel Angel Pesce, que desde el viernes ejerce la titularidad interina del banco, se encuentra desde antes de las 8 en el edificio de Reconquista 266, que custodian varios efectivos de la Federal. El paradero de Redrado es desconocido.

Intento frustrado. Ayer a la tarde, Redrado se presentó en el edificio del BCRA por primera vez después del fallo de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, que señaló que su continuidad al frente de la entidad debe ser resuelta primero el Congreso y recién después por Cristina Kirchner.

Cuando Redrado apareció frente a la sede del BCRA un agente de policía, de la la veintena que, con escudos, protegía el acceso, le preguntó para qué quería pasar.

El economista respondió que iba a hacerse cargo de sus funciones como presidente de la entidad. El custodio le mostró una notificación del directorio según el cual Miguel Pesce, el vicepresidente, había asumido la jefatura del banco el viernes pasado. Redrado preguntó quién le había indicado a Pesce que tomara esa decisión. El policía no contestó. Un escribano labró un acta y Redrado se retiró.

Luego se presentó en la comisaría 1º, donde, acompañado por sus abogados, denunció penalmente al jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, por haberle impedido entrar en la institución. La elección de Fernández para esa denuncia se debió a que fue quien el viernes había declarado: "Redrado no volverá a entrar en el Banco Central".

"Debe seguir en funciones". En tanto, la decisión del Gobierno de concretar su amenaza de no dejar que Redrado vuelva a ingresar en el Central generó esta mañana fuertes crtíticas contra la Casa Rosada.

"La Cámara [en lo Contencioso Administrativo] entendió obligatorio el procedimiento de remoción indicado en la Carta Orgánica del Central. Hasta que ello no ocurra Redrado debe seguir en funciones", evaluó el diputado radical Ricardo Gil Lavedra a través de un comunicado difundido esta mañana.

El legislador acusó al Gobierno de haber "violado el Código Penal" con su determinación de impedirle el ingreso a Redrado y detalló cómo seguirá el proceso a partir de la sentencia de la Cámara que la decisión sobre la continuidad de Redrado al frente del Central depende, en primer lugar, de lo que decida el Congreso y luego de lo que determine la presidenta Cristina Kirchner.

"Los pasos legales deben comenzar por la derogación del DNU de remoción, derecho de audiencia y defensa de Redrado ante la bicameral, dictamen fundado [la Comisión] acerca del desempeño del presidente del Central y, luego sí, decreto fundado de la Presidenta decidiendo respecto del comportamiento de tan alto funcionario", explicó Gil Lavedra.

"Obrar de una manera distinta constituiría un abuso de poder que no hará más que profundizar esta patética e innecesaria crisis", concluye el comunicado.

Primero, el Congreso. Por su parte, uno de los abogados de Redrado, Gregorio Badeni, expuso la interpretación de la defensa de la defensa del economista sobre la decisión de la Cámara. "El fallo no está firme y el Poder Ejecutivo quiere, ilegalmente, impedir el ingreso del presidente a una institución autárquica", planteó el letrado en declaraciones a radio Continental.

En la misma línea, agregó: "El tribunal dictó una medida cautelar para que la Presidenta no designe con carácter definitivo al nuevo jefe del Banco Central hasta tanto se cumplimente con la participación legislativa dispuesta a través del consejo de la comisión bicameral especial.

Comentá la nota