Las piruetas inexplicables del vuelo K

De Vido lo obligó a hacer un raid mediático para aclarar la situación. Dijo que ese tramo cubre sus costos con 23 boletos vendidos. Otros competidores lo refutan. Confirmó que subieron Facundo Moyano y miembros de La Cámpora.
Mariano Recalde, presidente de Aerolíneas Argentinas, desfiló ayer por cuanto micrófono se le plantó adelante para defender el viaje que hizo con ocho amigos a Montevideo en un vuelo de la empresa estatal. Ante la tapa de Crítica de la Argentina de ayer, la orden de un irritado Julio De Vido fue aclarar cómo se despachó un vuelo el día del partido de fútbol contra Uruguay con 41 pasajeros en un avión con 146 asientos. Su recorrida nerviosa por los medios lo llevó a varias contradicciones. Según fuentes oficiales y de la misma empresa, esta situación dejó a Recalde en una posición muy endeble. El ministro de Planificación lo quiere afuera del Gobierno. Ayer sonaba el nombre de Juan de Dios Cincunegui, actual director de Aerolíneas, como su posible reemplazante.

El humor de los funcionarios fue cambiando a medida que se acrecentó la requisa periodística. Aerolíneas Argentinas emitió tres comunicados distintos y hasta el Ministerio de Planificación colaboró con su propia misiva y la publicación del listado de pasajeros, en el que se confirmó la presencia de Facundo Moyano, el diputado Juan Cabandié y los militantes de La Cámpora, todos amigos de Recalde.

Los dichos del presidente de la reestatizada fueron contradictorios en varios planos. Aquí van algunos aspectos.

* "Pagué el boleto entero como cualquier pasajero", dijo Recalde. Confirmó que pagó 100 dólares por su pasaje. Según información de la misma Aerolíneas, el precio más barato en internet es de u$s 199,40 y la tarifa full llega a u$s 400 con impuestos.

* Consultado sobre sus acompañantes, afirmó que fueron "tres o cuatro amigos". La reserva hecha a su nombre incluyó a ocho personas (Cabandié, Moyano, Diego Lasala, Julián Álvarez, Eduardo de Pedro, José Domínguez, Andrés Larroque, Gerónimo Ustarroz).

* "Es falso que el vuelo dio pérdidas porque se despachó con 41 pasajeros: los costos del vuelo se cubren con 23 pasajeros. La operación a Montevideo el día 14 fue una de las más exitosas. Los resultados económicos fueron positivos. El vuelo de menor ocupación tuvo un saldo positivo de $ 10.807", se expresó en otra parte del comunicado oficial. También se informó que los vuelos de esa mañana estaban sobrevendidos.

Según fuentes del sector operativo de Aerolíneas, los dos vuelos de la mañana salieron a un 75 por ciento. El mismo Recalde dijo ayer que la empresa tiene un nivel de ocupación promedio del 70 por ciento. Con esta cifra pierde entre $ 200 y $ 300 millones por mes. ¿Puede un vuelo con 28% de ocupación, como el que viajó Recalde con sus amigos, ser rentable? "Si es cierto, reinventaron la aviación", dijo un competidor de Aerolíneas. Consultadas otras compañías del sector, para que un tramo dé ganancias en cabotaje, con las actuales tarifas reguladas, debe estar lleno en un 65% y en un 50% para internacional.

De todas maneras, el costo del vuelo polémico a Montevideo se puede hacer. El detalle técnico del AR 1204 y 1205 muestra que se gastaron 5.332 litros de combustible (u$s 3.350 a u$s 0,67 el litro); u$s 350 de tasa de aterrizaje; u$s 120 de Aduana; u$s 1.200 por las ocho horas de estacionamiento en el aeropuerto de Carrasco (u$s 150 por hora). A esto hay que sumarle los gastos de los dos pilotos y cuatro auxiliares (u$s 100 de hotel, u$s 25 y u$s 32 de viáticos cada uno). La cuenta básica da un estimado de u$s 5.784, a los que hay que sumarle otros costos de mantenimiento, leasing y repuestos que pueden llevar la cifra final a u$s 10 mil. La empresa Mac Air de charters cobra u$s 16 mil por un vuelo con espera de ocho horas a Uruguay para 108 pasajeros.

Si los 41 pasajeros del AR 1204 pagaron un promedio de u$s 200 por ticket, lo recaudado llega u$s 8.200. La empresa afirmó que con 23 asientos vendidos cubrió los costos y con 41 ganaron 10.807 pesos.

Comentá la nota