La pirotecnia y accidentes de tránsito dejaron heridos graves en la ciudad

La ingesta excesiva de alcohol y el uso imprudente de la pirotecnia dejaron decenas de santiagueños heridos con traumatismos de diversa magnitud durante los festejos de Navidad, muchos de los cuales debieron ser internados de urgencia en distintos centros asistenciales de la capital.
Hasta el mediodía, se habían producido ocho accidentes de tránsito con numerosos lesionados, los que fueron derivados por el servicio de ambulancias Sease hacia la guardia del Hospital Regional Ramón Carrillo.

El panorama que presentaba el Servicio de Urgencias del principal nosocomio de la provincia mostraba a numerosos lesionados en las extremidades por choques y derrapes en motocicleta, donde el alcohol actuó como un factor común en la mayoría de los casos.

Por su parte, en el Hospital Oftalmológico Enrique Demaría, se atendieron a diez personas, de las cuales tres tenían graves heridas oculares como consecuencia del mal uso de la pirotecnia. Una de ellas tuvo que ser asistida quirúrgicamente porque tenía comprometida la visión.

Se trata de una mujer mayor de edad de la ciudad de La Banda quien recibió el impacto de uno de los cohetes que estaba maniobrando y que debió ser asistida de urgencia por la gravedad del caso.

Al respecto, el Dr. Pedro Vozza explicó: "Un paciente debe ser operado porque tiene un pedazo del producto pirotécnico en el ojo; otros tienen lesiones internas producidas por el impacto de la explosión".

El médico destacó que durante los festejos de 2008 "hubo la misma cantidad de lesionados, pero no con la gravedad de este año", donde una persona corre el peligro de perder la visión por pirotecnia.

Según indicó, se observará la evolución de cada caso, "los pacientes van a continuar en tratamiento y en el caso de la mujer lesionada, se verá la profundidad de la herida y la cantidad de estructura que se lesionó".

Vozza añadió que solamente se observaron accidentes por pirotecnia y no así por corchos como suelen ocurrir otros años. Además, subrayó que en la mayoría de los casos se trató de adultos y no de niños.

Por su parte, el Sease recibió numerosas llamadas de auxilio a su número de emergencia 107. Según la estadística proporcionada por esa dependencia, desde las seis hasta el mediodía se atendieron diez accidentes de tránsito de distinta magnitud.

Hubo además, atenciones por patologías propias de la época que debieron ser asistidas de urgencia. Se produjo un caso de una persona electrocutada, un paciente con problemas cardiorrespiratorio y otro hombre que presentó convulsiones en la vía pública.

Controles

El departamento Operaciones de la Policía de la provincia realizó operativos preventivos en distintos puntos de la ciudad, entre ellos la autopista Santiago –La Banda para detectar irregularidad o el consumo de alcohol en los conductores.

Desde dicha dependencia, el comisario mayor Marcelo Camaño indicó a este diario: "Se vivió una noche completamente tranquila. Nos ha sorprendido la poca concurrencia de gente por la zona de la autopista. En general todo se desarrolló con normalidad; tuvimos una actividad satisfactoria".

Comentá la nota