Piratería del asfalto: caen un comisario y dos oficiales

Son de la comisaría de Villa Diamante, en Lanús. Creen que actuaban junto a otros dos policías, que fueron detenidos en Wilde hace un mes. Además investigan a tres suboficiales, ya desafectados.
La clave estuvo en varias fotografías, cuyo autor todavía es un misterio. Una de ellas mostraba a un móvil policial junto a un camión que más tarde apareció incendiado. En otra se veía un inhibidor satelital de los que usan las bandas de piratas del asfalto para robar camiones sin que los detecten las alarmas. Lo llamativo fue que este último aparato -que vale más de 70.000 pesos- había sido retratado en la oficina de un oficial de calle de la Policía Bonaerense. Todos estos documentos condujeron a la detención de un comisario y de dos oficiales de la comisaría de Villa Diamante, partido de Lanús. La sospecha es que participaban de una banda mixta dedicada a la piratería del asfalto.

El fiscal de Avellaneda Guillermo Castro, a cargo de la investigación, acusó a los tres policías de falsificación ideológica y encubrimiento. Todos fueron desafectados por el Ministerio de Seguridad Bonaerense, junto con otros tres policías (dos subtenientes y un sargento) a los que también se está investigando por el caso. Sus detenciones se sumaron a las realizadas el 23 de agosto, cuando la misma fiscalía apresó a otros dos policías de Wilde (Avellaneda) que habían participado de un robo de un camión cargado con 32 medias reses en la zona de Cañuelas.

En esa oportunidad, los agentes usaron un inhibidor satelital como el retratado en las fotos (sirve para bloquear los rastreadores de las alarmas, ver infografía) y luego se tirotearon con sus colegas para evitar ser arrestados. Fueron detenidos y acusados por la Justicia de robo calificado, junto con un civil.

Cuando se detuvo a aquellos policías, los investigadores secuestraron las fotos que ahora involucraron al resto de la banda. Estaban en un auto perteneciente a uno de los agentes que integraban la banda, que estaba estacionado cerca de donde se hicieron los arrestos. Las más importantes eran las que mostraban a un móvil de la comisaría de Villa Diamante cerca de un camión que terminó incendiado y que nunca nadie reclamó, a pesar de que valía unos 40.000 pesos. Luego estaba aquella de la oficina donde estaba el inhibidor, perteneciente al oficial de calle de esa misma dependencia.

La Justicia hizo más de 10 allanamientos en la zona sur buscando esa oficina, hasta que la encontró en la comisaría de Villa Diamante. "Ese inhibidor no tenía nada que hacer allí, porque no figuraba en ninguna actuación ni secuestro. Es evidente que lo usaban en complicidad con la banda para robar camiones y no ser descubiertos", explicó a Clarín un investigador.

De todas formas, cuando la fiscalía allanó la comisaría el inhibidor ya no estaba y el camión que aparecía en la foto apareció incendiado en la zona del Riachuelo. La Justicia pudo determinar además que esta misma banda había escondido un camión robado (cargado con zapatillas) en un galpón de Villa Diamante y que sólo le devolvieron al dueño la mitad de la carga. "La actuación por ese supuesto operativo de recupero también tiene irregularidades", contaron fuentes del caso.

La investigación de la fiscalía de Avellaneda corrió paralela a otra de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad Bonaerense. Esta había comenzado cuando a esa oficina le llamó la atención que las alertas de los robos de camiones en la zona sur sufrían llamativas demoras. "A las 48 horas de ser detenidos en Wilde los dos policías implicados en el robo de camiones de carne, ya estábamos en condiciones de desafectar a al menos cinco policías de Villa Diamante, pero lo dejamos en standby a pedido de la Justicia para no obstaculizar la investigación del fiscal", dijo a Clarín una fuente del Ministerio.

Curiosamente, la detención de los policías fue en la misma oficina de Asuntos Internos de La Plata donde se les comunicaba su desafectación de la Fuerza por "corrupción, incumplimiento en persecución y represión del delito, y actos que afectan a la honestidad de funcionario público". Sólo en Asuntos Internos esta causa tiene seis cuerpos y documentación reservada: se presume que puede haber más policías implicados.

Comentá la nota