Los piratas somalíes juntaron más de 60 millones de dólares

El secuestro de barcos en el golfo de Adén fue un gran negocio para los corsarios de Somalia, según un informe del Programa de Asistencia a Navegantes. El mayor pago de rescate fue de 6,7 millones de dólares.
Los piratas somalíes recibieron más de sesenta millones de dólares en rescates durante el año 2009, según reveló en un informe el Programa de Asistencia a Navegantes, una organización que vigila la piratería en el golfo de Adén, citada por el diario keniano Daily Nation. La organización indicó que en sólo 12 meses, los piratas capturaron 47 barcos de 12 países con cerca de 300 tripulantes. Su director, Andrew Mwangura, añadió que en lo que va de 2010, 12 barcos y sus tripulaciones, incluida una pareja de turistas británicos, han sido secuestrados por somalíes.

En un nuevo episodio en el que estuvieron involucrados los piratas fue secuestrado el jueves el carguero camboyano ‘MV Layla-S’ en las aguas de la localidad portuaria de Berbera, en el noroeste de Somalia, según informaron las autoridades marítimas regionales. "Los miembros de la tripulación del infortunado barco son paquistaníes, indios, srilanqueses, somalíes y sirios", declaró Mwangura. "Se nos informó que el barco está relacionado con empresarios sirios y de Emiratos Arabes Unidos y que ha sido secuestrado después de haber descargado", completó el responsable de la lucha contra los corsarios.

A principios de 2009, los piratas habían liberarado al petrolero griego Maran Centaurus tras recibir un rescate que podría haber llegado a los 6,7 millones de dólares y que fue el mayor monto pagado a los piratas. El barco, de 332 metros de eslora, es el segundo mayor buque capturado por piratas somalíes. Al ser secuestrado, transportaba dos millones de barriles de crudo, poco más de la producción diaria de Nigeria, octavo exportador mundial de petróleo.

En noviembre de 2008, los piratas habían tomado el superpetrolero saudí Sirius star, liberado tres meses después luego de un cobro de un rescate de tres millones de dólares, según los secuestradores. Sin embargo, fuentes cercanas a la negociación aseguraron ante la prensa que el rescate había sido de unos ocho millones de dólares, incluidas las comisiones a los intermediarios.

Según la ONG Ecoterra Internacional, once navíos y unos 270 marinos están actualmente en poder de los piratas. Según Mwangura, la presencia de buques de guerra en aguas de Somalia no va a detener a los corsarios porque las causas que empujan a los somalíes a la piratería, dice, son la miseria, la pesca ilegal por barcos internacionales, los vertidos tóxicos y el tráfico de personas.

El país africano carece de Estado y de un gobierno estable desde 1991, cuando el dictador Mohamed Siad Barre fue derrocado por jefes de clanes tribales conocidos como "señores de la guerra". Desde entonces, diferentes milicias de grupos étnicos combaten con los radicales islámicos por el control del país.

Comentá la nota