Piquetes en Santa Fe no podrán bloquear calles

Tampoco se permitirán, de parte del Gobierno provincial las intimidaciones a personas, según se desprende de una presentación ante la Justicia, por una marcha que afectó a la sede del Ministerio de Desarrollo Social. El ministro Farías presentó el reclamo.
El Gobierno santafesino se presentó el miércoles en los Tribunales provinciales para denunciar destrozos en la sede del Ministerio de Desarrollo Social de 27 de Febrero y Alvear, en Rosario, amenazas e intimidaciones al personal y también para exigir la liberación de los ingresos al edificio. Fue el titular del área, Pablo Farías, quien reveló cuál será la posición del Gobierno frente a la protesta social.

"Los piquetes no podrán impedir en forma indeterminada la circulación, ni tampoco pueden agredir a personas o bienes. Se debe permitir el tránsito, sobre todo en grandes avenidas y accesos a la ciudad", fundamentó el funcionario.

LOS HECHOS

Desde la semana pasada, vecinos de las villas Vía Honda y Avellaneda Oeste apostaron un piquete en 27 de Febrero y Alvear, frente a Desarrollo Social, y provocaron un caos vehicular en uno de los accesos a Rosario, en el parque Independencia. El pico de tensión se produjo el lunes, cuando la protesta se tiñó de violencia. Hubo piedrazos y destrozos en los techos, fachada y vidrios del edificio público e intimidaciones a los empleados de la repartición por parte de los manifestantes, quienes exigen subsidios de 300 pesos por grupo familiar, chapas y copas de leche.

Fue entonces que Farías se presentó ante la Fiscalía de turno para radicar la correspondiente denuncia en función de varias constataciones de un acta policial, en donde se identifican al menos cuatro personas.

El escrito se basa en la destrucción del patrimonio público, amenazas a funcionarios y la imposibilidad que el edificio funcione ante el piquete. "Pedimos el urgente desalojo para que los trabajadores puedan estar en sus lugares, es decir que se garantice una vía de acceso.

Creemos que es necesario cambiar y poner límites, porque el derecho de protesta no puede vulnerar otros derechos, y menos generar situaciones de violencia", afirmó Farías.

El funcionario consideró "inadmisibles" los piquetes por tiempo indeterminado, "más aún en las vías de mucho tráfico o accesos a la ciudad" y llamó a promover "mayor convivencia con límites a los excesos". Farías ejemplificó: "Hay que permitir la circulación, y si hay un corte, que sea transitorio, sin agresiones".

El funcionario se mostró preocupado por las "movidas orientadas a generar un clima de inseguridad, sensación de caos que podría tener una intencionalidad política con el fin de obtener un beneficio adicional.

No hay que pasar por alto estas situaciones ni dejarse llevar por presiones, sino establecer un mecanismo de diálogo y consenso para luego dirigir la asistencia desde el Estado".

Comentá la nota