Piquetes en la Autopista y Tolosa para pedir viviendas

Vecinos de los barrios El Mercadito y La Unión cortaron el tránsito durante varias horas
Dos piquetes realizados en puntos neurálgicos de la Región volvieron a poner a prueba los nervios de cientos de automovilistas que a partir del mediodía se sorprendieron por la medida que se implementó para exigir que se terminen los planes de vivienda de los barrios Mercadito y La Unión, de Tolosa.

Un grupo de vecinos que no superaban las 30 personas alrededor de las 12 cortó la avenida 520 a la altura de la calle 115 para reclamar que se termine el complejo habitacional en el barrio Mercadito. "Se paralizó la obra que se estaba haciendo y nosotros somos gente trabajadora que estamos viviendo en condiciones muy humildes y necesitamos esas casas", contó Jorge Salas una de las personas movilizadas.

Vecinos de El Mercadito protestaron también en 520 y 115, donde cortaron el tránsito durante varias horasBombos, pancartas y fuego fueron algunos de los elementos que alcanzaron para poner de relieve el malestar del grupo que cortó el tránsito en la avenida 520. Allí se indicó que faltan que se terminen unas 70 viviendas, "empezaron a levantarlas, pero cuando llegaron a la altura de las paredes las paralizaron y en esta zona hay una carencia habitacional muy grande. Se hacen plazas por todas partes, pero ésto es lo que realmente queremos nosotros", señaló una mujer.

Según dijeron los manifestantes hace unos 90 días que no se ven avances en la construcción, "la mayoría tenemos niños muy pequeños y somos de familia numerosa por eso reclamamos que se cumpla con lo que nos prometieron hace bastante tiempo".

EN LA AUTOPISTA

Tampoco fue mayor el número de manifestantes que copó la bajada de la Autopista Buenos Aires La Plata y con un reclamo similar al anterior se expresaron personas del barrio La Unión que esperan que se concrete un plan de viviendas para dar asistencia a los sectores más carenciados.

En ese sitio el corte realizado por vecinos del barrio La Unión comenzó cerca de las tres de la tarde. Allí los automovilistas provenientes de Capital Federal no tuvieron más remedio que tomar la mano que desvía la circulación hacia Punta Lara y en pocos minutos una gran congestión de tránsito se tradujo en todo tipo de reclamos que hicieron sentir el descontento con bocinazos y algún que otro grito: "por qué no se van a protestar frente a la Municipalidad o a la Casa de Gobierno, qué culpa tenemos nosotros que somos empleados que queremos llegar a tiempo a nuestros trabajos", señaló Ricardo Paredes, uno de los conductores afectados por el piquete que se extendió hasta promediar la tarde.

Comentá la nota