Los piqueteros K volvieron a escena y esperan un guiño de Néstor Kirchner

Los piqueteros K volvieron a escena y esperan un guiño de Néstor Kirchner
D´Elía realizó un acto en Plaza Once. Pérsico reunió a la militancia en Ferro. Llamaron a "reorganizarse" para respaldar el modelo nacional y recuperar el lugar de 2003. Buscan mostrarse como los defensores del ex presidente
Aunque estuvo ausente en el escenario, el nombre de Néstor Kirchner sonó en boca de todos los oradores casi tanto como las frases de recuerdo a Eva Perón. Si bien la excusa de los dos actos fue un nuevo aniversario de la muerte de Evita, los movimientos piqueteros liderados por Luis D’Elía y Emilio Pérsico se reunieron en horas y sitios diferentes para ratificar su apoyo al Gobierno y, especialmente, al ex presidente. En los dos encuentros los dirigentes llamaron a "reorganizarse" y exigieron más presencia de representantes sociales en el nuevo armado político, tras la derrota electoral del oficialismo del 28 de junio que en ambos actos fue el inevitable telón de fondo.

Uno fue en Plaza Miserere y por la mañana. El otro, en el microestadio de Ferro, entrada la tarde. Pero al igual que el eslogan –Cabildo abierto de la militancia–, el objetivo fue el mismo en uno y otro encuentro: renovar el respaldo al proyecto kirchnerista en días en que el Gobierno intenta seguir a flote abrazado a llamados al diálogo, reforma política y cambios de Gabinete. El apoyo explícito a Kirchner, quien finalmente no viajó desde El Calafate para ninguno de los dos actos, también llega en momentos en que varios gobernadores y legisladores toman el camino inverso: alejarse del patagónico en busca de nuevos horizontes.

A las 11 de la mañana, D’Elía retomó su actividad pública y reunió a un grupo de militantes de la Central de Movimientos Populares (CMP) en medio de la plaza Once. Allí, el líder de la Federación Tierra y Vivienda convocó a reorganizarse y "replantearse caminos" a todos aquellos sectores sociales, políticos y sindicales que "siempre han acompañado a los Kirchner en el cambio". El ex piquetero los reunió bajo el viejo concepto kirchnerista de "transversalidad".

Tanto los discursos del Cabildo de D’Elía, como las voces que se hicieron escuchar en el encuentro que convocó Pérsico, retomaron aquella discusión que los movimientos piqueteros dieron en 2003, cuando Kirchner puso sus pies en el Gobierno. Los dos abandonaron las rutas para sumarse a la gestión.

Como hace seis años pero en un escenario totalmente diferente, las organizaciones peronistas de base volvieron a reclamar mayor representación. "Ha llegado el momento de organizarse y construir la fuerza política que falta, pero no sólo en la calle. Estos compañeros también tienen que estar en el Gobierno", alentó el secretario general de La Cámpora, Andrés Larroque, uno de los veinticinco dirigentes que tomaron el micrófono en Ferro. Con el mismo tono, Héctor "Gallego" Fernández de Peronismo Militante llamó a "la militancia organizada a colocar a Néstor Kirchner a la cabeza del peronismo revolucionario".

La larga lista de oradores se había abierto con la palabra del propio Pérsico, quien a diferencia de D’Elía que habló de la transversalidad, hizo referencia a la necesidad de conformar un frente o corriente. "Estamos acá para discutir cómo se construye una corriente nacional, popular y transformadora con lo mejor de los movimientos sociales, de los trabajadores y del peronismo. Hay que convocar a un gran frente con lo mejor del socialismo, del yrigoyenismo, del movimiento de liberación, porque salir de la pobreza no es lo mismo que lograr la inclusión social", dijo el líder.

En el Cabildo que organizó Pérsico también estuvieron dirigentes sindicales como el secretario de derechos humanos de la CGT, Julio Piumato, y Omar Plaini, del sindicato de canillitas.

Otros de los oradores en un microestadio repleto de banderas rojas y negras e imágenes de Evita fueron la senadora mendocina Marita Percival, la diputada por Tucumán, Stella Maris Córdoba y el jefe del bloque K de la Cámara de Diputados bonaerense, Fernando "Chino" Navarro.

Casi un mes atrás, los intelectuales de Carta Abierta le habían dado a Kirchner el escenario del Parque Lezama para su reaparición tras la derrota electoral. Esta vez, prefirió quedarse en El Calafate.

Comentá la nota