Piqueteros ponen fin a la tregua y vuelven los cortes

Agrupaciones sociales y organizaciones de izquierda retoman la protesta ante la falta de respuesta oficial por los subsidios para desocupados. Ayer la ciudad fue otra vez un caos por un corte de trabajadores de Kraft que denunciaron despidos
La tregua que el Gobierno selló con las organizaciones sociales y agrupaciones de izquierda por la distribución de subsidios y planes de empleo para desocupados tiene las horas contadas. La falta de avances en la negociación por la asignación de los beneficios determinó a los grupos piqueteros, los mismos a los que los sectores más tradicionales del sindicalismo peronista calificaron de "zurda loca", a retomar desde la próxima semana las protestas y cortes de calles que amenazan volver a convertir a la ciudad de Buenos Aires en un verdadero caos.

"No hay definiciones mientras la gente sigue esperando. Nuestro límite es el miércoles, si no hay avances se multiplicarán las protestas", afirmó ayer a este diario el líder de la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Juan Carlos Alderete, en referencia al pedido para la incorporación de desocupados al plan oficial de cooperativas de empleo anunciado por la presidenta Cristina Fernández.

Para redoblar la presión sobre la administración kirchnerista, Alderete anunció que su organización realizará una protesta el miércoles 25 junto a agrupaciones de jubilados a la sede de la ANSeS y el PAMI y adelantó que desde ese momento profundizará sus medidas.

En paralelo, la dirigencia del Polo Obrero, el Bloque Piquetero Nacional, Barrios de Pié, el Movimiento Sin Trabajo (MST) y el Frente de Trabajadores Combativo, entre otras organizaciones, realizará mañana una conferencia de prensa en el Hotel Bauen para anunciar la realización de una multitudinaria marcha a Plaza de Mayo también para el próximo miércoles. "Las respuestas son muy lentas y además no se garantiza el cobro de los beneficiarios para antes de fin de año", explicaron.

En esa línea, admitieron que es "muy posible" que desde la próxima semana se articulen acciones junto al resto de las agrupaciones que reclaman por las cooperativas de empleo y que se efectúen cortes múltiples en diferentes puntos del centro porteño y los accesos a la ciudad. "Hay que acelerar esto porque la gente no puede seguir esperando", argumentaron desde el Polo Obrero.

Las nuevas movilizaciones de los grupos piqueteros previstas para la próxima semana amenazan con revivir las imágenes de caos que se multiplicaron en la ciudad en el último mes. Esas protestas, junto con la expresión de los conflictos liberados por sectores sindicales rebeldes como el caso de los trabajadores de Kraft y los delegados del subte, pusieron en evidencia las crecientes dificultades que enfrenta el Gobierno para contener la protesta social. También esa situación puso en alerta a la CGT de Hugo Moyano, que salió con los tapones de punta contra los reclamos por la libertad sindical y hasta definió como "zurda loca" a los sectores sociales y de izquierda que con sus protestas han copado las calles.

Comentá la nota