"Piqueteros destrozan vehículos petroleros y realizan persecuciones dentro del yacimiento"

Un importante grupo de piqueteros, se apostó en el yacimiento petrolero de la zona de YPF entre Koluel Kaike y Pico Truncado, provocando serios daños y persecuciones a los trabajadores del sector petrolero.
uego de retomar las medidas de fuerza ante la desidia gubernamental, cierto grupo de piqueteros tomó –en este preciso momento- varios caminos alternativos (dentro del yacimiento de YPF por oleoductos, rumbo a la PPA, por la batería 23T, en la zona denominada El Destino y KK, entre otros); provocando quema de cubiertas, eliminando guardaganados e irrumpiendo el tránsito a los trabajadores del petróleo de esta zona.Dentro del yacimiento de YPF prendiendo cubiertas y quitando guardaganados mientras se aleja un remis que buscaba un camino para salir de la ciudad.

Esta vez, los daños producidos fueron a vehículos de la empresa Prosepet S.A. que presta servicio de Recuperación Secundaria de Petróleo en el yacimiento de YPF y que ha tenido que escaparse a toda velocidad del yacimiento, para no sufrir daños mayores. Una camioneta Toyota Hylux utilizada por estos compañeros petroleros, fue interceptada y parada por los piqueteros, provocándoles varias roturas al parabrisas y luneta como a sus luces de freno trasera. Ante esto, en vez de bajar a repeler o frenar la agresión, sus ocupantes (Escobar Jaime y Daniel Soto) se dieron a la fuga a toda velocidad, resguardando así su integridad física.

De igual forma se vio comprometido otro móvil de la misma empresa, al ser interceptado por otros piqueteros en la zona PT, dándose igualmente una rauda persecución e intento de perderlos por parte de Diego Muñoz, otro oficial petrolero que aún no ha podido comunicar cual es su destino.

Por el momento, y gracias a dios, ningún petrolero ha sufrido daños físicos de importancia y solo se aguarda la decisión de la operadora en seguir prestando servicios en tan lamentables condiciones de seguridad.

La paz social se está exaltando nuevamente y los trabajadores del petróleo están al límite de la paciencia ante estos hechos que suman inseguridad y mucha impotencia y angustia a sus familiares. Esta empresa (por los continuos cortes de ruta y caminos alternativos) en la última semana sufrió 4 órdenes de servicio (Multas y Descuentos de YPF) por no poder prestar servicios con normalidad.

Si a esto agregamos que hay un compromiso entre partes (Sindicato- Operadoras y subcontratistas) de no dejar cesante a nadie por la "crisis internacional"; de más está aclarar que los ánimos y las amarguras cotidianas por tantas pérdidas económicas realmente significativas, sigue en aumento.

Pero esto, como siempre, no lo cubre el seguro, ni el gobierno, ni ATE, ni nadie. No existe quien resguarde la integridad física de nuestra gente. Y hasta que este conflicto se destrabe, Pico Truncado sigue siendo tierra de nadie.

Comentá la nota