Piqueteros crearon caos vehicular en los ingresos

Posadas. “Acá no pasa nadie”. Con esa frase se presentaron ayer por la mañana dos grupos de barrios posadeños para exigir fuentes de trabajo dignas a las autoridades provinciales.
Para dar a conocer sus demandas optaron por cortar el tránsito vehicular en la ruta nacional 12, a la altura de su intersección con la avenida Cabo de Hornos, en inmediaciones del Mercado Central de Posadas, entre las 9 y el mediodía de ayer.

Pero el efecto que causó en las personas que pretendían utilizar la vía nacional fue adverso. En lugar de adherirse a su causa, los damnificados por el corte se opusieron a esa “metodología de protesta violenta”, según definieron los perjudicados.

Se podían divisar mujeres con chicos en brazos, personas de avanzada edad, embarazadas que debían bajarse de los servicios de transporte público para trasponer caminando el corte con quema de gomas que efectuó un grupo de 80 personas. Los cerca de 30 grados centígrados y los intensos rayos de sol hicieron mella en los vecinos que no callaron sus críticas a los piqueteros, que permanecían en la ruta con palos y sus rostros tapados. Redoblantes, pancartas y consignas como “La vida digna no se negocia” eran parte del escenario no esperado por las personas que trataban de ingresar o salir del ejido urbano posadeño a través de autos particulares o del servicio urbano.

Los fundamentos

Los caminos laterales a la ruta se convirtieron en la zona del Mercado por la mañana en un ir y venir constante de conductores que no conocían la razón de los constantes desvíos. Otro inconveniente surgido de la protesta fue el de los desmayos de la gente a causa de las caminatas, el humo y el calor.

Florentina Giménez, mujer de unos 50 años que debió caminar cerca de un kilómetro para retomar su viaje a Garupá en colectivo, sentenció que “estoy de acuerdo con lo que piden, si es trabajo, pero me cansa mucho que opten por esta forma de manifestarse que perjudica a todos los demás ciudadanos”.

De su parte Fernando Lafere, uno de los líderes del piquete, manifestó que “todos nuestros reclamos son justos, vemos que las condiciones sociales de la población empeoran día a día y el gobierno no concreta sus promesas”.

Los movilizados dejaron asentado que el peor flagelo que deben enfrentar en la actualidad es la desnutrición de los chicos y jóvenes, por no contar con los ingresos mensuales mínimos.

Mientras que Daniel Vargas, otro líder de los manifestantes, agregó que “en innumerables oportunidades solicitamos terminar con la deserción escolar, con el paco entre los jóvenes, pero nunca nos respondieron desde el Gobierno provincial”.

“A siete años de la pueblada que echó al gobierno hambreador de la Alianza, las causas de la miseria, el hambre y la pobreza siguen siendo las mismas, los gobiernos posteriores las profundizaron, y no lo pueden ocultar con discursos y anuncios engañosos”, subraya un comunicado de los que protestaron ayer.

Dos de los grupos encargados de la protesta eran el Movimiento de Revalorización y Participación Comunitaria (Mrpc) y la Coordinadora de Trabajadores Desocupados (Ctd) “Aníbal Verón”.

Entre sus reclamos se destacan: la generación de empleo genuino; la extinción de la precarización laboral, la eliminación de despidos y de las suspensiones para todos los trabajadores, sean públicos o privados.

Además pretenden la puesta en marcha de la asignación universal por hijo, la asistencia alimentaria constante, un incremento en la cantidad y monto de los planes sociales distribuidos en la provincia. También pusieron énfasis en la puesta en vigencia de una tarifa social para todos los servicios esenciales, que se deje sin efecto alguno el aumento de boleto del transporte de pasajeros para la capital misionera.

Por otro lado, desde la Nación se restringió la circulación de camiones en las rutas del país durante la época navideña. Se efectuarán controles de alcoholemia, velocidad y verificación técnica vehicular. Gendarmería ratificó que entre las 16 del 24 de diciembre y las 12 del 25 los camiones no podrán circular en las vías nacionales.

Con custodios

En la zona de la intersección de las avenidas Tomás Guido y Quaranta se presentaron por la mañana empleados de una empresa de seguridad privada por la posible presencia de vecinos que exigirían bolsas de comida. Aunque tal solicitud no se concretó, desde el centro comercial solicitaron la asistencia de integrantes de la Policía de la Provincia.

Sólo fueron amenazas de algunos miembros de la Corriente Clasista y Combativa de ocupar las instalaciones del loca

Comentá la nota