La piquetera acusada del ataque a Morales cobra subsidios millonarios

Admitió que el Gobierno le envía 8 millones de pesos por mes. Se hace llamar "la gobernadora".
La líder de la agrupación jujeña Tupac Amaru, Milagro Sala, admitió ayer que recibe unos 8 millones de pesos por mes del Gobierno nacional. Trató de justificar el financiamiento a la corriente piquetera alegando que la plata se usa para construir viviendas.La dirigente ultrakirchnerista fue acusada ayer en la Justicia por el jefe de la UCR, Gerardo Morales, de haber sido la instigadora de la agresión que sufrió el viernes, cuando iba a dar una conferencia en la capital de Jujuy, junto al auditor general de la Nación, Leandro Despouy (ver "Morales...)

Tras el incidente, Morales acusó a Sala de liderar una asociación "mafiosa" que tiene "línea directa" con Néstor, Cristina y Alicia Kirchner, y "que maneja dinero sin control". Y estimó que la piquetera maneja unos 10 millones de pesos en subisidios que le envía el Gobierno.

En declaraciones a varios medios, Sala confesó que su agrupación recibe partidas por 7,9 millones de pesos, mensuales. Con ese dinero, según su relato, ya se construyeron 3.500 viviendas para adherentes al Tupac Amaru. "La plata llega desde el Gobierno nacional y a través del intendente Raúl Jorge, llega directamente a nuestra agrupación", precisó.

En Jujuy, son pocos los que se atreven a hablar abiertamente de ella. Sólo acceden a opinar -en voz baja- si se asegura el anonimato. Otros mantienen silencio por miedo a perder el trabajo o sufrir "una tremenda paliza". Más de un periodista que osó deslizar alguna crítica tuvo que soportar sus exabruptos. Al temor tampoco escapan legisladores y funcionarios de la provincia. Más de una vez fueron blanco de sus insultos ministros y jefes de Policía.

Milagro Sala es la líder indiscutida de la organización barrial Tupac Amaru, tiene devoción por los Kirchner y es tan poderosa que se hace llamar "la gobernadora". De hecho, maneja una estuctura de poder paralela a la del PJ que gobierna la provincia y que responde al liderazgo del ultrakirchnerista Eduardo Fellner, presidente de la Cámara de Diputados de la Nación.

Morales definió su organización como "un grupo armado financiado por el Gobierno nacional, que agrede a quien piensa diferente". Y agregó que "maneja el sub mundo de la delincuencia en Jujuy, al punto que cuando se roba algo en Jujuy, para recuperarlo hay que hablar con ella".

Para probar la cercanía de la dirigente con la gestión kirchnerista, el propio Morales recordó que Aníbal Fernández, cuando era ministro del Interior, "llamaba para que liberen a los integrantes de la Tupac Amaru que caían presos durante distintas manifestaciones".

Mientras tanto, el gobierno provincial más de una vez tuvo que organizar actos públicos, como inaugurar una escuela u hospital sin terminar, para justificar las visitas de Néstor o Cristina Kirchner a Milagro Sala. Después de esas puestas en escena, los Kirchner siempre visitaban los emprendimientos de la dirigente.

La agrupación de Sala ha construido viviendas y complejos deportivos y hasta posee una fábrica textil. Tiene su barrio propio, pero las casas no están a nombre de quienes las ocupan, sino de la entidad piquetera. Quienes se resisten a ir a movilizaciones o cuestionan a Sala pueden ser castigados con el desalojo. Y saca chapa de líder de la CTA de Víctor De Gennaro.

Milagro además lidera una facción de la hinchada de Gimnasia y Esgrima de Jujuy, que se denomina "La banda de la Flaca".

Comentá la nota