Un piquete sigue trabando la ayuda para Tartagal

Aborígenes y desocupados dicen que liberarán el paso si se les entrega parte de lo donado
SALTA.- Indígenas y desocupados que mantienen demorada la carga de tres vagones con ayuda para Tartagal en la estación ferroviaria de Embarcación, 90 kilómetros al Sur, anunciaron que liberarán el paso si los gobiernos nacional, provincial o municipal atienden sus necesidades.

Convocaron a una marcha para exigir también medidas más efectivas contra el dengue, ya que los referentes, Octorina Zamora, de los indígenas, y Omar Orosco, de los desocupados, consideraron necesaria la entrega de repelentes. "Hay gente que no tiene para comer, menos para comprarlos, y en el hospital sólo se los proveen a los que están enfermos. Así no hay manera de prevenirlos, y hay un solo equipo de fumigación para los 30.000 habitantes", comentó a LA NACION el periodista Martín Matamoros, de FM Manantial, desde Embarcación.

El manejo y las sospechas con relación a dos trenes de ayuda anteriores dispararon el conflicto. En ambas ocasiones a quienes colaboraron para pasar las cargas, que incluyeron mercadería, alimentos, ropa nueva y usada, calzado y electrodomésticos, entre otras tantas muestras de la solidaridad de los argentinos hacia los afectados por el aluvión de Tartagal del 9 de febrero, se les dieron algunos de esos elementos donados como retribución a la tarea porque no había partidas para pagar la descarga de vagones y su traspaso a camiones. En el medio, versiones sobre punteros políticos que se habrían apropiado de algunos objetos recargaron el ambiente.

Por eso, hace ocho días, cuando llegó un tercer tren con once vagones de donativos, hubo una masiva afluencia de "voluntarios" que querían colaborar y se suscitaron diferencias entre ellos.

Se logró pasar el contenido de ocho vagones a camiones, hasta el equipamiento de un centro de salud completo relató a LA NACION el intendente de Tartagal, Sergio Leavy, que finalmente llegó a destino. Pero los manifestantes instalaron carpas en los predios ferroviarios, lo que impidió la salida de la colaboración contenida en los otros tres vagones.

Los vagones actualmente están custodiados por personal de seguridad privada del Belgrano Cargas que desconoce el contenido, aunque se estima que serían mercaderías y ropa usada.

Comentá la nota