Un piquete en Marquesado para pedir viviendas

Lo hicieron unas 150 familias que viven en un asentamiento. Cortaron la Avenida Libertador, en Rivadavia.
Ni la llovizna ni el frío impidieron que unas 150 familias cortaran la Avenida Libertador durante la mañana de ayer. Los changuitos con bebés se mezclaron con el humo de las gomas en llamas. En la protesta tampoco faltaron el mate y los tambores. El piquete ocurrió en Marquesado, unos metros antes de llegar a la "curva de los tontos". El reclamo fue puntual. La gente, que vive en el asentamiento San Expedito, salió a la calle a pedir viviendas.

Aunque el piquete fue pacífico, el clima tenso se notó entre los vecinos. "Ni siquiera nos han censado. Así nunca vamos a tener un techo", dijo Haydé Rodríguez, una de las manifestantes. El corte de calle fue parcial porque a media mañana la policía intervino y la gente tuvo que apostarse en la banquina para poder dejar pasar a los vehículos. Lo mismo se vio por la tarde, al cierre de esta edición.

El asentamiento, que empezó a formarse hace poco más de un año, está hacia el norte de Libertador, justo al lado del Lote Hogar 53, en Rivadavia. No hay agua potable y la mayoría de las familias viven bajo un nailon. "Tengo tres hijos discapacitados y nunca vino nadie a asistirnos", contó Rosa Frías, una de las vecinas más nuevas del asentamiento. Lo que reclamó la gente ayer fue que acuda alguien del Gobierno para censarlos y así poder entrar en el plan de erradicación de villas. La mayoría de los habitantes del asentamiento estuvo viviendo hasta hace poco en fincas aledañas. Pero como se quedaron sin trabajo, tuvieron que dejar estos sitios.

La mayor parte de los manifestantes fueron mujeres y niños. Desocuparon la calle pasado el mediodía, para volver por la tarde. "Lo que queremos es llamar la atención y que se den cuenta de que existimos", dijo Ceferina Ibáñez.

El último piquete que se hizo en la provincia para reclamar viviendas fue en diciembre del 2008, en la puerta del Centro Cívico. En esa oportunidad fueron unas 300 personas las que cortaron Las Heras, entre España y Laprida.

"Esta no es la manera de pedir casas. Tienen que inscribirse como corresponde porque la próxima entrega será por sorteo", dijo ayer Vicente Marrelli, al frente del IPV (ver aparte).

Comentá la nota