A Pipo le siguen pegando abajo

El técnico recibe cada vez más cuestionamientos y su situación al frente del equipo es crítica. Por eso, Matías Almeyda salió a expresar su apoyo al entrenador. "No sería bueno un cambio a esta altura", señaló el experimentado mediocampista.
La eliminación de River en la Copa Sudamericana provocó un nuevo malestar en la intimidad de la institución. Y muchos le apuntan al conductor Néstor Gorosito. En ese sentido, el volante Matías Almeyda consideró ayer que "no sería bueno un cambio de técnico a esta altura", en un claro apoyo a la continuidad del entrenador. El experimentado jugador remarcó también que son los futbolistas los únicos que tienen que levantar a River de su presente oscuro y pareció enviarle un mensaje al grupo al afirmar: "Cada uno de nosotros tiene que esforzarse un poco más, porque con lo que estamos haciendo no alcanza".

"Está en nosotros y en dar un poco más de cada uno. Cada uno tiene que brindarse más, ser más profesional, tratar de revertir esta situación y saber que esto es River. No se puede hablar más. Lo único que interesa acá es estar unidos y tratar de ganar el partido que viene con Arsenal", señaló por radio La Red. El equipo perdió los dos encuentros ante Lanús por la primera ronda del certamen continental, y en el torneo Apertura suma apenas cuatro puntos sobre 12 posibles.

Almeyda, quien el jueves pasado no jugó la revancha ante los del Sur por no estar inscripto en la Copa Sudamericana, reconoció que River está "en un momento bastante complicado, muy difícil", a la vez que resaltó que "lo único" que los puede ayudar a "cambiar la historia" es "sacar buenos resultados". "Somos conscientes de que estamos lejos de ser el River que pretende la gente y que pretendemos todos. Estamos en un momento complicado. Uno, que es más grande, no puede prometer grandes cosas. Este River va a salir de a poquito. Tiene un grupo que está unido y que sabe que tiene que salir de esta situación", agregó.

El volante central justificó su respaldo a Gorosito de esta manera: "La relación con el cuerpo técnico es buena, da posibilidad al diálogo al que está en desacuerdo, le gusta el buen juego, se cansa de decir que jueguen, que esto es River". En cuanto al partido ante Arsenal en Sarandí, fue realista y expresó: "Sabemos que el domingo lo único que nos queda es ganar, pero a todos los partidos vamos con ese pensamiento y no ganamos".

Por su parte, Gorosito habló en la noche del jueves luego del partido y se quejó de la actuación del árbitro, Federico Beligoy, sobre todo por un penal sobre Ariel Ortega no sancionado, durante el primer tiempo. Pero curiosamente, el técnico no hizo autocrítica sobre el momento del equipo. "Fue un primer tiempo parejo, pero hubo una jugada que definió el partido, totalmente clara, que fue penal a Ortega y eso lo vieron todos", sentenció Gorosito. "Ya estamos acostumbrados, algo pasa, no sé qué pero algo pasa", agregó Gorosito, en referencia a los errores de los árbitros. "No cobran nada de lo que es a favor", continuó.

"La realidad es ésta, hay que mejorar y ganar todos los partidos que nos quedan para salir adelante", completó Gorosito, quien con sus dichos dejó claro que no piensa renunciar. En tanto, una vez finalizado el partido los jugadores Martín Galmarini y Rodrigo Archubi golpearon la puerta del vestuario del árbitro, al grito de "ladrón". Eso generó un tumulto, con la policía intercediendo en el lugar, y en un momento, hubo empujones, hasta que los jugadores de River se retiraron del lugar.

Comentá la nota