Con pintura fresca abrió el centro de cómputos

Con pintura fresca abrió el centro de cómputos
Ya está en funcionamiento, pero aún subsisten falencias edilicias
Fueron tres meses de obras, que en las últimas semanas alcanzaron un ritmo frenético, con 6200 metros cuadrados reconstruidos, 600 nuevas luces y 60 kilómetros de cables instalados. Hubo que recuperar accesos, pasillos y veredas y hasta renovar la red de agua potable. Y, claro, pintar todo lo que quedara al alcance de la vista, para que el viejo edificio de Feijoo 555, en Barracas, quedara como nuevo. O casi.

Después de ese esfuerzo, que ayer se pudo notar en los rostros sonrientes de algunos funcionarios, el Correo Argentino inauguró oficialmente su nuevo centro electoral, que este domingo recibirá y procesará el resultado de las urnas de la Capital y el conurbano bonaerense.

El complejo reemplazará al tradicional Palacio del Correo, que albergará al Museo del Bicentenario.

El cambio de local había sido previsto hace más de un año por el Correo Argentino, dijo a LA NACION Rolando Visconti, gerente de servicios electorales. Pero la decisión presidencial de adelantar la fecha de los comicios acortó los plazos previstos y generó la maratón de reformas en el edificio de Barracas.

Oficialmente, las tareas concluyeron ayer, a sólo cinco días de las elecciones. Pero como LA NACION pudo comprobar tras un recorrido por las instalaciones, aún restan realizar importantes reparaciones en otras áreas del edificio.

Con sólo salirse del tour organizado para la prensa se pudo observar la existencia de falencias menores, como ascensores trabados y ventanales rotos, pero también otras más serias, como habitaciones inundadas en la planta baja del pabellón principal, cercanas a cables eléctricos. En el segundo piso de ese pabellón se procesarán los datos de la Capital.

"Se puso toda la presión posible sobre una estructura, y la estructura soportó", dijo un funcionario que presenció todo el proceso de transformación, en relación con la responsabilidad que debió asumir el Correo Argentino. "Hemos avanzado lo más rápido posible", agregó Visconti, para graficar: "Estamos con la brocha en la mano".

Contra el fraude

Desde Indra, la empresa encargada de procesar los datos del escrutinio y proveer los resultados al Ministerio del Interior, afirmaron que todos los sistemas se encuentran en funcionamiento y listos para ser utilizados el domingo. Guillermo Lamadrid, director de procesos electorales de Indra, aseveró: "Las etapas fueron probadas y validadas. La posibilidad de fraude es nula".

Según Visconti, la tecnología incorporada al nuevo centro vuelve "absolutamente imposible" cualquier tipo de irregularidad. "Hay un solo lugar donde se puede hacer fraude: la mesa electoral, pero tengo que suponer que en esa mesa hay una sola autoridad, sin fiscales, sin nadie en el colegio".

En total, fueron inaugurados cinco grandes salones de ingreso de datos. El más amplio de todos, ubicado en el segundo piso del pabellón principal, recibirá los 6782 telegramas con los resultados de las urnas de la Capital Federal. Los cuatro restantes, situados en una construcción aledaña, se repartirán los 19.998 telegramas provenientes de las mesas del Gran Buenos Aires.

El resto de las urnas de la provincia serán procesadas en los centros electorales de La Plata, Bahía Blanca y Mar del Plata.

Junto con cada centro se dispuso una sala de fiscales, equipada con pantallas para observar lo que sucede con la carga de datos, que también podrán comparar los telegramas recibidos con las planillas cargadas.

Las planillas, una vez chequeadas, serán transmitidas a los centros de Totalización y Difusión, que por última vez funcionarán en el Palacio del Correo. Desde allí, a partir de las 21 del domingo, el Ministerio del Interior comenzará a comunicar los resultados de los comicios de todo el país.

Comentá la nota