Pintándose la cara frente a la crisis

Los dichos del titular de Fiat y flamante miembro de primera línea de la central fabril provocaron la reacción del Gobierno y los sectores "sensibles" amenazados por la importación.
El cambio de dirigencia de la Unión Industrial Argentina (UIA) profundizó los cruces entre la central fabril y el Gobierno. Esta vez fue el turno del titular de Fiat y vicepresidente de la UIA, Cristiano Rattazzi, que criticó las políticas anticrisis y "proteccionistas" impulsadas por el Gobierno. Desde el Ministerio de Producción defendieron la medidas aplicadas para controlar las prácticas comerciales desleales, como la extensión de las licencias no automáticas y la actualización de valores criterio. Los sectores industriales "sensibles" respaldaron la política comercial oficial. Las declaraciones del empresario llegan cuando se especula con la virtual renuncia del secretario de Industria, Fernando Fraguío, muy cercano a Rattazzi.

"Lo único que trajo la idea de vivir con lo nuestro fue pobreza y nos alejó cada vez más del mundo, por lo que es hora de pensar de una vez por todas en ser un país desarrollado", apuntó Rattazzi. El empresario se pronunció contra las medidas anunciadas por el Gobierno para enfrentar la crisis al señalar que "Argentina es el único país que no aprendió las lecciones que dejó la crisis del ’29, como la no implementación de políticas proteccionistas". Las quejas de titular de Fiat contradicen los reclamos de sus pares de sectores como el textil, calzado o la marroquinería donde los empresarios reclaman al gobierno por medidas que protejan sus actividades del "aluvión de productos chinos". A diferencia de las declaraciones del empresario automotor, días antes de asumir el flamante presidente de la UIA, Héctor Méndez, afirmó a este diario la necesidad de "cuidar las cuotas de mercado usando barreras paraarancelarias".

El presidente de la Cámara de las Manufacturas del Cuero y Afines, Raúl Zylbersztein, aseguró que "las licencias no automáticas son incuestionables. No se puede cuestionar el funcionamiento de un sistema por una cuestión específica, y menos cuestionar las políticas en defensa de la industria por un tornillo". El reclamo de Rattazzi se centró en los problemas del sector automotor para importar algunos insumos: "Mientras Brasil demanda autos, acá estamos lidiando para poder importar algo tan básico como son los tornillos y los bulones". Marcelo Fernández, diputado nacional y presidente de Cgera fue más tajante y afirmó que "las declaraciones de Rattazzi son desafortunadas".

La respuesta oficial llegó desde el subsecretario de Política y Gestión Comercial, Eduardo Bianchi. El funcionario del Ministerio de Producción defendió las medidas tomadas por el Gobierno para defender el nivel de producción y empleo nacional. "Uno de los instrumentos utilizados para monitorear el volumen y precio de las importaciones son las licencias no automáticas, que permiten tener un alerta temprano sobre las prácticas desleales en los productos que ingresan al mercado nacional desde el exterior".

Tornillos y bulones fueron de los últimos productos en incorporarse al listado, ya que la producción nacional estaba siendo "altamente agredida por las importaciones provenientes de Asia, que multiplicaron por seis su monto en los últimos dos años", explicó Bianchi. Además, recordó que antes de imponer la licencia no automática "se comunicó la medida a las principales empresas usuarias de estos productos que entendieron la motivación de la misma". Sin embargo, "las características de la operatoria de las automotrices sugirieron a la autoridad de aplicación suspender temporalmente la medida para acordar un procedimiento rápido para el sector".

Semanas atrás, la UIA presentó un informe propio en donde señalaba una caída en la actividad industrial del 11 por ciento que reavivó el enfrentamiento con el gobierno. Ayer, Rattazzi resaltó la buena salud del sector manufacturero, que va a entregar "favorables sorpresas siempre y cuando se la deje operar y trabajar con tranquilidad". Desde algunos sectores industriales consideraron que Fraguío, secretario de Industria, "no va a continuar, el asuntó está terminado, ya está afuera". Y señalaron que las nuevas declaraciones del empresario automotor apuntan, en última instancia, a conseguir "ubicar un nuevo secretario de Industria que no esté en cortocircuito con la ministra de Producción".

Comentá la nota