Pino Solanas quiere dar el salto y arma un partido nacional para 2011

El líder de Proyecto Sur podría ir por la jefatura de gobierno porteña o como candidato presidencial. Ya viajó por la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba
Fernando "Pino" Solanas casi no se detiene en Capital. Empezó su campaña el 29 de junio, o más bien no se detuvo. El categórico segundo lugar porteño lo posicionó entre los triunfadores y salió a recorrer el país, amén de los viajes que realiza al exterior en su rol de cineasta. Tiene un plan y lo está desarrollando.

No sabe, o al menos aún no lo dice públicamente, si usará la banca de diputado nacional como trampolín hacia la jefatura de gobierno porteña o como candidato presidencial. La estrategia en marcha contempla ambas posibilidades. Así Proyecto Sur -su propia fuerza política que además dio nombre a la alianza con Buenos Aires para todos y el Partido Comunista Argentino- intenta convertirse en un partido nacional. Le alcanza a Pino Solanas para presentarse como candidato presidencial la personería jurídica del PCA. Pero no para presentar candidatos propios en todos los distritos por lo que iniciaron los trámites en Ciudad de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba y Neuquén, lugares donde tienen más militancia activa.

La movida de Solanas va por dos vías. Concentra primero su atención en provincia de Buenos Aires donde ya lideró actos en Wilde, Bahía Blanca, Olavarría y La Plata. La idea es mostrarse periódicamente en por lo menos una ciudad bonaerense de cada sección electoral.

En Capital, su territorio, los jóvenes trabajan en barrios y desde hace un tiempo en la Universidad de Buenos Aires con el acento puesto en Exactas, Sociales y Derecho.

Obviamente Solanas -como el resto de los políticos con aspiraciones presidenciales- trabaja para fortalecer su espacio en Santa Fe y Córdoba, aunque no descarta distritos con cierta adhesión como Corrientes, Misiones, Santa Cruz, Chubut, Tierra del Fuego, Mendoza y San Juan. En Río Negro, por ejemplo, en las últimas elecciones ganó en la ciudad petrolera de Catriel, por lo que ideológica y estratégicamente no piensa descuidar ni el territorio ni su bandera de debate sobre los recursos naturales y energéticos.

De hecho su última película, "Tierra sublevada. Oro impuro" es la segunda vía de acercamiento con la gente. La semana última, este el film reinauguró el cine El Cairo, en Rosario, donde compartió escena con los socialistas Miguel Lifschitz (intendente de la ciudad) y Hermes Binner, el gobernador que todos quieren como aliado.

Comentá la nota