Pino Solanas: "Estén atentos, si nos damos vuelta nos roban las boletas"

El candidato de Proyecto Sur, que se afianza entre los candidatos nacionales por la ciudad, advirtió que podría haber fraude y apuntó contra el Gobierno; en una entrevista con lanacion.com, se animó a ilusionarse con pelearle el segundo lugar a Prat-Gay
Su coherencia suele destacarse como uno de sus mayores capitales. Por eso, resulta sorprendente la mezcla de sentimientos encontrados que asoman en su discurso. Se trata de Pino Solanas, el primer candidato a diputado nacional por la Capital de Proyecto Sur y la sorpresa de cara a las elecciones, según las encuestas.

Por un lado, el cineasta desconfía del Gobierno. Por eso aviva el fantasma del fraude. "Están desesperados", explica sobre Carlos Heller. "Van a hacer todas las trampas posibles. Estén atentos, porque si nos damos vuelta, nos roban las boletas como se las llevaron a Luis Juez", completa.

No obstante, por otro lado, refleja un semblante que sólo devuelve confianza. Encorsetado en su clásica polera roja, durante una entrevista con lanacion.com, aseguró que cree en la performance del espacio que lidera, hasta para pelear un segundo puesto. "Prat-Gay no arranca", dice algo mordaz y esperanzado.

Su fuerte es el reclamo por la nacionalización de los recursos estratégicos del país. Néstor Kirchner es, desde ya, el blanco de sus filosos dardos. Critica a Enarsa, la petrolera oficial creada por el ex presidente, porque, asegura, "es una oficina de negocios sin licitación pública".

Para el candidato de Proyecto Sur "las candidaturas testimoniales son un mamarracho" y, pese a que está de acuerdo con que los fondos previsionales están bajo la órbita estatal, se opone a que "se destinen a otros fines que no sean asegurarle el 82% móvil a los jubilados".

Se queja de los bonistas y no puede entender cómo se crearon bonos indexados por inflación. Pero afirma que la manipulación de datos del Indec "es un escándalo". Enérgico como de costumbre, reclama: "El país tiene que funcionar sin trampas".

- La mayoría de las encuestas lo dan tercero, ¿ya se siente en esta ubicación?

- No tengo encuestas propias, no podría pagarlas.

- ¿Cómo se ve en la lucha con Carlos Heller?

- Están desesperados. Tienen que dibujar la cosa para aparecer como terceros.

- ¿Cree que podría pelear el segundo puesto?

- Puede ser. Porque [Alfonso] Prat-Gay no arranca. Y nosotros tenemos una ventaja: que nos vota mucha gente independiente.

- ¿Piensa que Carlos Heller le tiene miedo?

- Por supuesto que están preocupados. Kirchner siempre dijo «No queremos que surja nada a nuestra izquierda». Y nosotros estamos a la izquierda, aunque no somos la izquierda tradicional, pese a que nos quieran encasillar. Somos un espacio de convergencia de distintas culturas políticas. Por ejemplo, queremos construir una petrolera estatal, pero que no sea Enarsa, que es una oficina de negocios sin licitación pública. Hacer delitos con bienes públicos es un delito flagrante.

- ¿Al Gobierno le preocupa que usted salga tercero o ya dio la elección por perdida y no tiene demasiado interés?

- No creo que la haya dado por perdida. Van a hacer todas las trampas posibles. Lo que quiero decir es: Estén atentos, porque si nos vuelta nos roban las boletas como se las llevaron a Luis Juez. Esto ya pasó y hay que estar atentos porque todo es posible. Y vamos a ser más que terceros. Aparece una fuerza que es alternativa entre el proyecto de Pro y el de la Coalición Cívica, entre los que no hay diferencias de fondo. Ellos tampoco tienen diferencias con el criterio de Kirchner. No cuestionan cosas fundamentales como las leyes que rigen los sistemas financiero y bancario ni el manejo de recursos estratégicos como gas, petróleo y minería. A los bancos tampoco los cuestionan y estos son los grandes aliados de Kirchner.

- ¿Qué opina del uso sin control de los fondos de la Anses?

- Apoyamos la estatización de las AFJP pero pusimos muchos reparos para evitar que [los recursos] se destinaran a otros fines que no fueran asegurarle el 82 por ciento móvil a los jubilados y pedimos que los pasivos fueran indexados automáticamente ante los aumentos salariales. A partir del segundo semestre, el Gobierno empieza a tener un déficit. Va a faltar plata. Y el adelanto de las elecciones tiene mucho que ver con esto.

- ¿Cree que hay riesgo de fraude el 28?

- En 2007, sufrimos una paliza de fraude. Nos robaron las boletas todo el día y en todas partes. En la provincia de Buenos Aires fue un escándalo. Ahora estamos acotados a la Capital, pero ya nos hicieron un fraude al anticipar las elecciones y no tiempo de que salieran nuestras personerías jurídicas en 11 provincias. Las fuerzas jóvenes no tenemos billeteras, tenemos tiempo y si se nos saca el tiempo... Pero bueno, nos hemos replegado en la ciudad y creo que vamos a poder controlar el comicio. No sé si tendremos los 9000 fiscales que hacen falta, pero la mitad, seguro.

- ¿Por qué cree que el Gobierno recurre a las candidaturas testimoniales?

- Porque no tienen candidatos. Las testimoniales son un mamarracho, una burla. No tienen candidatos y no saben de dónde sacarlos. La propia lista oficialista de la capital es un mamarracho: un banquero encabeza la lista de un partido popular. Se degradan la democracia y el sistema electoral.

- ¿Cómo evalúa el manejo del Indec?

Es un escándalo. Si hablás con el oficialismo se justifican diciendo «Estamos ahorrando algunos puntos y muchos millones de dólares». Tuvimos la maravillosa idea de indexar la deuda a la inflación. Me pregunto a quién se le ocurre semejante cosa. Es monumental la carrada de dinero que ganaron en estos años los que compraron esos bonos. «Causa patriótica», dicen, y bajan los números. Pero el país no es serio. El país tiene que funcionar sin trampas.

Comentá la nota