Pino cierra con Libres del Sur y amenaza la construcción de Sabbatella en provincia

Desilusionado con el apoyo que el ex intendente de Morón le dio al kirchnerismo en la sesión preparatoria de Diputados, el cineasta cambió de estrategia y ya no le deja el camino libre a Sabbatella en la provincia. Ahora le peleará el territorio bonaerense a través del movimiento piquetero, a quien sumó para armar la "tercera posición" con la que quiere enfrentar al PJ y la UCR en 2011.
Pino Solanas vio cómo se desarrolló la sesión preparatoria en el Congreso en diciembre y tomó una decisión, dejar de lado la construcción con Martín Sabatella en la provincia de Buenos Aires y avanzar en una alianza con Libres del Sur.

En su armado de la "tercera posición" con la que busca pelearle al PJ y la UCR las elecciones presidenciales de 2011, el líder de Proyecto Sur, ya cerró con la agrupación piquetera liderada por Jorge Ceballos, y le complica la estrategia al ex intendente de Morón en territorio bonaerense.

En los comicios del año pasado, Pino enfocó su campaña en Capital federal y dejó el camino libre en la provincia a Sabbatella. Allí el ex jefe comunal del oeste bonaerense coordinó el frente Nuevo encuentro, en el que congregaba los militantes de Libres del Sur, la CTA y Solidaridad e Igualdad (SI).

Pero esa estrategia que usó Solanas en junio de 2009 parece que no se repetirá en 2011. Sabbatella lo desilusionó en la sesión preparatoria de Diputados en la que la oposición peleaba las vicepresidencias y las mayorías en las comisiones. Ese día el ex intendente no sólo apoyó al kirchnerismo, sino que además intentó hasta último momento convencer a las diputadas de Libres del Sur, Victoria Donda y Cecilia Merchán, que siguieran sus pasos. No lo acompañaron.

Así es que hoy el líder de Proyecto Sur suma al movimiento de extracción piquetera para hacer frente a la difícil batalla de fiscalización en la provincia. Libre del Sur además de contar con las dos diputadas nacionales, posee unos 10.000 militantes en territorio bonaerense, necesarios para controlar los comicios ante los dos partidos más grandes del país.

Una de las referentes del Movimiento, la ex diputada provincial Laura Berardo confirmó a La Política Online el acercamiento entre su organización y Proyecto Sur y explicó que se da en el marco del trabajo en común que actualmente tienen con el espacio de Pino Solanas, a quien ven como un líder sólido, en el Congreso Nacional (hoy en día conforman un interbloque).

Para saber qué gana Pino con esta alianza, es necesario hacer un breve repaso de historia de una organización que si bien no cuenta con una estructura como el oficialista Movimiento Evita, tiene una base de dirigentes de larga trayectoria.

La historia

El Movimiento Libres del Sur, que se define como guevarista, nació formalmente en septiembre de 2006 en un acto en Costa Salguero que contó con la presencia del ex gobernador Felipe Solá y del secretario general de la presidencia, Oscar Parrilli, que llevó el saludo de apoyo de Néstor Kirchner.

En el acto se conformó la mesa nacional del movimiento con dirigentes provenientes de diversos espacios marginales del sistema político, es decir, ajenos a las estructuras de los partidos más populosos de Argentina.

De esa mesa formaron parte algunos de los fundadores de Patria Libre, la agrupación de izquierda creada en 1987 que durante la década del 90 fue una de las principales críticas del presidente Carlos Menem y que luego de la crisis de 2001 propició la creación del movimiento piquetero Barrios de Pie, de buena llegada militante en el Conurbano bonaerense.

Entre estos dirigentes se encontraba el líder "espiritual" de Libres del Sur, Horacio Tumini, que en 1995 fue candidato a presidente, así como también su colega Jorge Ceballos, líder de Barrios de Pie.

De la creación del movimiento participaron además la actual diputada nacional por Córdoba, Cecilia Merchán, que comparte bloque con otra de las referentes de Libres del Sur, la hija de desaparecidos Victoria Donda.

También le dieron forma al movimiento dirigentes como Marcelo "Nono" Frondizi, sobrino del ex presidente Arturo Frondizi y referente de la organización Envar el Kadri, ligada a Peronismo Revolucionario, un movimiento del que participaron figuras como Emilio Pérsico y Homero Bibiloni; Jorge "Quito" Aragón, de la agrupación Martín Fierro, e Isaac Rudnik, cofundador de Patria Libre, que supo ser asesor de la Subsecretaría de Asuntos Latinoamericanos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio y Culto de la Nación, cuando esta cartera era encabezada por Rafael Bielsa.

La kirchnerización

Al igual que los integrantes del Movimiento Evita que conduce Emilio Pérsico y otras organizaciones sociales, los miembros de Libres del Sur no apoyaron la candidatura de Néstor Kirchner en 2003.

Pero gracias a la política que el kirchnerismo tendió hacia este tipo de organizaciones, el movimiento nació en 2006 como aliado del Gobierno nacional y hasta hace un año atrás recibió la recompensa que eso acarrea.

Tumini, de coincidencia ideológica con sectores del Gobierno nacional –perteneció al ERP y estuvo preso durante la última dictadura militar- fue el principal promotor de la alianza con el kirchnerismo. Incluso fue parte de la Coordinadora Kirchnerista Porteña, un lugar de apoyo a Kirchner que lo catapultó como Subsecretario de Gestión Pública del gobierno de Jorge Telerman en Capital Federal y le permitió colocar a un colega de Libres del Sur, Alberto Vivanco, como titular de la Dirección de Economía Social.

Pero a raíz de su fuerte temperamento, Tumini pasó a ocupar el lugar de una especie de "gurú" del Movimiento –mientras que ingresaba al Consejo Federal de Derechos Humanos-, y la figura de cuadro político serio recayó en uno de sus correligionarios en Patria Libre, y también fundador de Libres del Sur, Jorge "Huevo" Ceballos.

Ceballos, número uno del poderoso movimiento piquetero Barrios de Pie, supo ser el principal nexo del movimiento con el ex gobernador Felipe Solá y con otro aliado clave, el piquetero Pérsico.

Esas relaciones le permitieron llegar hasta Alicia Kirchner, y a parte de la jugosa caja que maneja el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación que encabeza la hermana del ex presidente Néstor Kirchner. Por unos meses, Ceballos fue el piquetero con el cargo más alto en el Gobierno nacional al encabezar la estratégica Subsecretaría de Organización y Capacitación Popular del Ministerio de Desarrollo Social.

Alentado por el apoyo de Alicia y el crecimiento de su organización, Ceballos incluso quiso ser intendente de La Matanza en las elecciones de 2007, pero se topó con la enorme parafernalia del actual vicegobernador de la provincia, Alberto Balestrini, que logró imponer a su candidato, Fernando Espinoza.

Enojado porque Kirchner le quitó el apoyo a su candidatura, Ceballos abandonó el gobierno en septiembre de 2007, pero volvió a su cargo en enero de 2008, ya con Cristina Fernández de Kirchner como jefa de Estado.

El corto adiós

Sin embargo, la renovación de su amistad con el Gobierno nacional duró menos de un año. En diciembre de 2008, al no comulgar con el giro hacia el justicialismo puro de Néstor Kirchner, Ceballos, que ya había hecho público su encono con los intendentes del Conurbano, se fue del Ministerio de Desarrollo Social y provocó la ruptura de Libres del Sur con el kirchnerismo.

En sintonía con su partida, Tumini dejó la secretaría ejecutiva del Consejo Federal de Derechos Humanos y las diputadas Donda y Merchán abandonaron el bloque oficialista en la Cámara de Diputados de la Nación. Por su parte, la diputada Berardo abandonó el bloque kirchnerista en la Cámara Baja de la provincia de Buenos Aires y permaneció como la única legisladora bonaerense del movimiento hasta el pasado 10 de diciembre, cuando se renovaron las autoridades en la Legislatura.

A diferencia de Pérsico, que supo hacer públicas sus diferencias con el kirchnerismo y con eso logró mejorar su posición, Libres del Sur no pudo conservar el poder de fuego tras salirse de las filas del Gobierno nacional.

No es un dato menor que mientras que dejó partir al sector de Tumini y Ceballos, el kirchnerismo hizo grandes esfuerzos por mantener la alianza con el Movimiento Evita. Es que la organización de Pérsico cuenta, como explicó La Política Online en la nota titulada "La trama secreta del acuerdo Pérsico-Moyano", con una base territorial y una estructura militante mucho más consolidada que Libres del Sur, además de cargos clave en la gestión de Daniel Scioli y en el Gobierno nacional.

Sin embargo, por el carácter de militancia universitaria que conserva, Libres del Sur es un nido de cuadros políticos de bajo perfil y de potenciales fiscales para los comicios de 2011. Ahí es donde apunta Pino Solanas.

Comentá la nota