Pino analiza los altibajos de las relaciones en el Concejo Deliberante

Tras la aprobación del presupuesto 2009, prácticamente con un año de retraso, el presidente del Concejo Deliberante, Pablo Pino, dijo estar satisfecho "por haber cumplido y haber encontrado la llave para que, por lo menos un sector de la oposición, emitiera dictamen y así lograr darle al Ejecutivo la herramienta necesaria para ejecutar políticas en el Municipio".
Pero a la vez, admitió que lo ocurrido planteaba interrogantes "porque debimos aprobarlo sobre fines del 2008, evidentemente es tarde, porque – dijo - ya fue ejecutado en un 90%, aunque, por lo menos reglamentariamente, vamos a cerrar el año con el presupuesto aprobado", sostuvo.

No obstante la preocupación se traslada para lo que viene porque el próximo 10 de octubre el Ejecutivo presentará el nuevo presupuesto, "espero que no se repita la historia, - dijo Pino - porque por lo que dicen, los opositores no se hacen cargo de la responsabilidad de no haber aprobado el presupuesto, a pesar de tienen la mayoría y con ello la posibilidad de elaborar pautas para modificarlo".

Pino, dijo, "recién ahora encontramos un camino pero. – sostuvo- plantea interrogantes sobre lo que puede pasar porque, en general están más preocupados en generar gastos, que por iniciativas que aporten recursos". A modo de ejemplo dijo, "piden permanentemente mejoras en los servicios, el arreglo de los problemas estructurales de los mismos, aumento de sueldos para los empleados, pero cuando debemos hablar de los recursos, del aumento de tasas o de incorporar alguna nueva como la del servicio de propaganda a empresas no radicadas en la ciudad, encontramos una cerrada negativa". Consultado sobre lo ocurrido durante este tiempo sin presupuesto, Pablo Pino, respondió, "el Ejecutivo pudo seguir gobernando pero contablemente tiene que hacer muchos ajustes para poder trabajar con el presupuesto del año anterior, hay muchas cuentas excedidas por aumento de sueldos u obras no presupuestadas en el 2008 y hay que hacer ajustes permanentemente, y eso es una anormalidad, todas las cuentas comienzan a estar excedidas. De modo que no se ven los números reflejados como corresponde y el problema que viene ahora, incluso para nosotros, es la compensaciòn de todas las partidas".

Finalmente, consultado sobre si el diálogo político abre alguna posibilidad de superar estas situaciones, Pino, dijo que surgen dos posturas, "en la mesa de diálogo todos coincidimos que los presupuestos son acotados, dependen más de la coparticipación que de los ingresos, por eso sostenemos que debemos levantar los ingresos porque hoy se cayó la coparticipación, o no llega en término y hay que agrandar el ingreso de recursos locales, también acordamos que en el presupuesto no se verán las obras de agua y cloaca porque el Municipio no tiene recursos propios para esas obras, aunque si tiene que solicitar créditos para hacerla. Ocurre que cuanto todo esto se discute desde las bancas, la cosa cambia, nadie reconoce que las obras no se pueden ejecutar con recursos propios y el discurso es otro", concluyó.

Comentá la nota