Los pingüinos de De Vido ya se alistan para recibir a Alberto F.

Los pingüinos de De Vido ya se alistan para recibir a Alberto F.
En el Ministerio de Planificación Federal tomaron nota de los diálogos teléfonicos y reencuentros de Néstor Kirchner con Alberto Fernández. Desde el sur Rudy Ulloa hizo punta dedicándole en su diario “El Periódico Austral” una nota negativa. Carlos Zanini, secretario Legal y Técnico, trata de atajar a su tropa del PJ porteño.
Los pingüinos de paladar negro no logran evitar demostrar su descontento con el renovado pase libre que tiene el ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández, para ingresar a la Quinta de Olivos. Ese estado de ánimo se ve reflejado en las filas que comanda el ministro de Planificación, Julio De Vido.

El mal humor arrasó con las expectativas que se habían hecho los militantes del aún lustroso Movimiento Popular y Solidario (Mopos) que inauguró a principios de diciembre el secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos “Chino” Zanini. El influyente funcionario K había armado el escenario para apoderarse del PJ porteño después de que Fernández dejó el Gobierno.

“Cómo podemos saber cómo sigue esto. Éste tipo abandonó el barco y ahora se pasea por la borda como si nunca hubiese pasado nada”, se quejó uno de los integrantes del alicaído Mopos. En esas filas están esperando: Oscar Tangelson, ex viceministro de Economía, y los ex diputados Roberto Digón y Claudio Heredia.

El ex chofer de Néstor Kirchner y actual empresario de medios oficialistas, Rudy Ulloa, también agitó sus plumas en protesta al renacimiento del “albertismo”. Lo hizo desde las páginas de El Periódico Austral y con la voz del apoderado del PJ y diputado nacional, Jorge Landu.

Respecto del peronismo porteño –se lee en el diario de Ulloa– Landau sostuvo que “la significación política del albertismo es más bien minoritaria”. “Hoy por hoy, quienes tienen mayor peso en el peronismo porteño son dirigentes como Víctor Santa María y Kelly Olmos, que responden a la conducción nacional de Kirchner y apoyan el proyecto de Gobierno”, agregó el diputado según El Periódico Austral.

Hasta ahora Santa María prefiere esperar en silencio. Pero en su círculo íntimo acusaron a Fernández de “operar para que el pelado (Jorge) Telerman no sea el candidato K”. Otro de los hombres allegados al jefe del gremio de los porteros, se muestra tajante: “Alberto puede ir a Olivos, pero el albertismo ya no existe”.

Pingüinos pacifistas. Casi medio centenar de dirigentes fueron los que se apiñaron el jueves en el piso nueve del edificio donde funciona la cartera que comanda De Vido. En el Salón Rojo se discutió sobre la estrategia que se aplicará de cara a las elecciones legislativas, la problemática del campo, el avance de la oposición, el trabajo en los barrios del conurbano bonaerense, y “el gran esfuerzo” que hay que hacer para cautivar al electorado porteño.

El renaciomiento del Albertismo no estaba en la agenda de la reunión, sin embargo fue un tema que no pasó desapercibido entre los dirigentes porteños. “No se habló de Alberto Fernández. Alguno pudo haber hecho una mención, pero no era el motivo del encuentro”, juró a PERFIL uno de los invitados al Salón Rojo del Ministerio de Planificación.

La voz del ministro la llevó Lucas Olazagasti, uno de los funcionarios estrellas de De Vido. Otro de los asistentes de mesa de arena en donde se traza la estrategia, dijo que “la línea que bajó Julio fue la de pacificación total. No vamos a entrar en ninguna interna, tampoco vamos a prestarnos a las provocaciones que van a lanzar desde la oposición”.

Perfil.com

* Esta edición

* Secciones

o Contratapa

o Columnistas

o Política

o Domingo

o El Observador

o Economía

o Internacionales

o Ciencia

o Sociedad

o Protagonistas

o Espectáculos

o Deportes

o Cultura

* Columnistas

* Entretenimiento

o Espectáculos

o Cine

o Teatro

o Televisión

* Perfil TV

* Revistas

o Caras

o Claro

o Fortuna

o Hombre

o Look

o Luz

o Mía

o Neo

o Noticias

o Parabrisas

o Semana

o Semanario

o Supercampo

o Weekend

* Ediciones Anteriores

* Edición On Line

PERFIL.COM Google

política

un clasico remixado

Los pingüinos de De Vido ya se alistan para recibir a Alberto F.

En el Ministerio de Planificación Federal tomaron nota de los diálogos teléfonicos y reencuentros de Néstor Kirchner con Alberto Fernández. Desde el sur Rudy Ulloa hizo punta dedicándole en su diario “El Periódico Austral” una nota negativa. Carlos Zanini, secretario Legal y Técnico, trata de atajar a su tropa del PJ porteño.

Por Fernando Oz

En yunta. De Vido y Zanini miran con desconfianza el regreso de Alberto Fernández.

Los pingüinos de paladar negro no logran evitar demostrar su descontento con el renovado pase libre que tiene el ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández, para ingresar a la Quinta de Olivos. Ese estado de ánimo se ve reflejado en las filas que comanda el ministro de Planificación, Julio De Vido.

El mal humor arrasó con las expectativas que se habían hecho los militantes del aún lustroso Movimiento Popular y Solidario (Mopos) que inauguró a principios de diciembre el secretario Legal y Técnico de la Presidencia, Carlos “Chino” Zanini. El influyente funcionario K había armado el escenario para apoderarse del PJ porteño después de que Fernández dejó el Gobierno.

“Cómo podemos saber cómo sigue esto. Éste tipo abandonó el barco y ahora se pasea por la borda como si nunca hubiese pasado nada”, se quejó uno de los integrantes del alicaído Mopos. En esas filas están esperando: Oscar Tangelson, ex viceministro de Economía, y los ex diputados Roberto Digón y Claudio Heredia.

El ex chofer de Néstor Kirchner y actual empresario de medios oficialistas, Rudy Ulloa, también agitó sus plumas en protesta al renacimiento del “albertismo”. Lo hizo desde las páginas de El Periódico Austral y con la voz del apoderado del PJ y diputado nacional, Jorge Landu.

Respecto del peronismo porteño –se lee en el diario de Ulloa– Landau sostuvo que “la significación política del albertismo es más bien minoritaria”. “Hoy por hoy, quienes tienen mayor peso en el peronismo porteño son dirigentes como Víctor Santa María y Kelly Olmos, que responden a la conducción nacional de Kirchner y apoyan el proyecto de Gobierno”, agregó el diputado según El Periódico Austral.

Hasta ahora Santa María prefiere esperar en silencio. Pero en su círculo íntimo acusaron a Fernández de “operar para que el pelado (Jorge) Telerman no sea el candidato K”. Otro de los hombres allegados al jefe del gremio de los porteros, se muestra tajante: “Alberto puede ir a Olivos, pero el albertismo ya no existe”.

Pingüinos pacifistas. Casi medio centenar de dirigentes fueron los que se apiñaron el jueves en el piso nueve del edificio donde funciona la cartera que comanda De Vido. En el Salón Rojo se discutió sobre la estrategia que se aplicará de cara a las elecciones legislativas, la problemática del campo, el avance de la oposición, el trabajo en los barrios del conurbano bonaerense, y “el gran esfuerzo” que hay que hacer para cautivar al electorado porteño.

El renaciomiento del Albertismo no estaba en la agenda de la reunión, sin embargo fue un tema que no pasó desapercibido entre los dirigentes porteños. “No se habló de Alberto Fernández. Alguno pudo haber hecho una mención, pero no era el motivo del encuentro”, juró a PERFIL uno de los invitados al Salón Rojo del Ministerio de Planificación.

La voz del ministro la llevó Lucas Olazagasti, uno de los funcionarios estrellas de De Vido. Otro de los asistentes de mesa de arena en donde se traza la estrategia, dijo que “la línea que bajó Julio fue la de pacificación total. No vamos a entrar en ninguna interna, tampoco vamos a prestarnos a las provocaciones que van a lanzar desde la oposición”.

Sigue

Moreno y el carnicero de La Matanza

El desembarco al Conurbano bonaerense de pelotones que responden al Ministerio de Planificación y al polémico secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, comienza a aquietar a algunos intendentes que están “sospechados” de jugar para el diputado y líder del peronismo disidente, Felipe Solá. Uno de los primeros campos de batalla se podría dar en La Matanza, uno de los bastiones electorales más importantes del país.

El intendente Fernando Espinoza está en la mira de los pingüinos. El empresario de la carne Ricardo Bruzzese, junto a Diego “El Pelado” Sánchez, hombre allegado al Ministerio de Planificación, ya hicieron cabeza de playa en La Matanza. Las tropas morenistas hicieron algunas incursiones por los partidos de Tres de Febrero y Merlo. Apoyados por empresarios dispuestos a vender al costo, las huestes que apoya Moreno abastecen comedores.

Comentá la nota