La pingüina tuvo un día bien austral.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró ayer la ampliación del aeropuerto de Ushuaia. En el acto estuvo acompañada por la gobernadora de la provincia de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, por el intendente de la ciudad, Federico Sciurano, y por el presidente de la empresa concesionaria London Supply, Teedy Taratutti.
En un contexto casi familiar, con un público reducido y en su mayoría local, la primera mandataria ratificó el apoyo nacional a la provincia austral, principalmente mediante el incentivo del turismo y de la industria tecnológica. En su discurso volvió a defender el modelo y aseguró que "en medio de paradigmas que se derrumban, seguimos apostando a generar trabajo, porque estamos convencidos de que lo que genera riqueza es el trabajo". Luego de haber recibido la visita de su par brasileño, hizo referencia al proyecto de copiar el desarrollo industrial del país vecino y dijo: "Vamos a apostar fuerte al desarrollo de Tierra del Fuego como una zona similar a la de Manaos, que significa complementar el modelo de integración pero también radicar en nuestra propia tierra industrias nacionales".

Por su parte, los funcionarios fueguinos mostraron un guiño hacia el oficialismo. Tanto Ríos como Sciurano recalcaron el rol del gobierno kirchnerista en materia de turismo y apoyaron la repatriación de la línea de bandera como un eje principal de esa política, además de la devaluación.

La ampliación del aeropuerto de Ushuaia implicó una inversión de 27 millones de pesos por parte de la empresa London Supply. La terminal aérea duplicó su superficie y, para hacerlo, contó con el apoyo del gobierno provincial. En tiempos donde el crédito escasea, la empresa, de capitales argentinos, obtuvo un crédito del Banco de la Provincia de Tierra del Fuego por 12 millones que les permitió invertir en el desarrollo turístico de la ciudad más austral del mundo.

Cristina también estuvo en la fábrica New San (ex Sanyo), donde remarcó la importancia de que la Argentina tenga entidades empresariales y sindicatos fuertes. Al recibir un presente de los trabajadores metalúrgicos, la Presidenta expresó: "Viva la UOM".

Comentá la nota