Piñera: "Frei ha sido atrapado por la izquierda"

El candidato de la derecha criticó el dominio de la Concertación
Para Sebastián Piñera, 20 años de la Concertación en Chile han sido suficientes. El candidato de la derecha para las próximas elecciones reconoce los "grandes aportes a la sociedad chilena" de la coalición que gobierna desde el fin del régimen de Augusto Pinochet, pero le reprocha haberse "transformado en una máquina de aferrarse al poder".

En una entrevista con LA NACION, el empresario chileno les apuntó a los referentes de la Concertación. Dijo que el ex presidente Eduardo Frei, que será su adversario en las elecciones de diciembre, "ha sido atrapado por la izquierda" y consideró que el de Michelle Bachelet "no ha sido un buen gobierno".

Piñera pasó ayer por Buenos Aires y, al igual que Frei la semana pasada, se reunió con la presidenta Cristina Kirchner, pero evitó opinar sobre su gestión. "Cuando uno aspira a ser presidente de Chile, uno tiene que ser muy prudente y no juzgar a los gobiernos de países hermanos y vecinos como es la Argentina", se excusó. Dueño del canal Chilevisión, tampoco quiso emitir su opinión sobre la ley de radiodifusión y se limitó a decir que él "es contrario a todo aquello que pueda atentar o debilitar la libertad de expresión".

Por la mañana, Piñera se había encontrado con el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, con quien lo une "una larga amistad".

Desde que fue derrotado por Bachelet en las elecciones de 2005 y 2006, Piñera se prepara para volver a dar pelea en las urnas. Las encuestas lo respaldan: marcha primero con una amplia ventaja, y todo parece indicar que definirá en segunda vuelta con Frei, a menos que Marco Enríquez-Ominami deje a la Concertación con las manos vacías.

Sus adversarios afirman que gobernará para los empresarios. Pero Piñera, que ocupa el puesto 701° en la lista de los más ricos de Forbes y es el principal accionista de la aerolínea LAN, dice tener otras planes.

-A usted se lo ha calificado como el "candidato de los ricos". ¿Cuáles serán sus prioridades en caso de ganar la presidencia?

-Definitivamente no soy el candidato de los ricos, soy el candidato y aspiro a ser el presidente de todos los chilenos. A los empresarios les digo que valoro mucho la iniciativa, la innovación y el emprendimiento para crear riqueza y crear trabajo, pero que también valoro que los empresarios sepan compartir esa riqueza. En nuestro gobierno, los sectores que siempre van a estar presentes en nuestra alma y corazón van a ser los más humildes y la clase media. Nuestras prioridades están donde están las necesidades de la gente. Recuperar el crecimiento económico, crear un millón de nuevos empleos, empezar a derrotar la delincuencia y hacer la gran reforma para mejorar la calidad de la salud de nuestras familias y la educación de nuestros hijos van a ser nuestros cinco principales compromisos.

-Frei dijo que su proyecto ya fracasó en el mundo...

-Frei está muy equivocado. Siento que ha sido capturado y atrapado por la izquierda, y que se ha olvidado de los principios y valores que siempre fueron parte de su partido, la Democracia Cristiana. El proyecto basado en la libertad, que es el que yo sostengo, defiendo y promuevo, no solamente no ha fracasado, sino que es el único proyecto que de verdad ha dado resultados en el mundo. La libertad, al fin y al cabo, es una sola, y yo aspiro a una sociedad libre en lo político, en lo económico y en lo social. Eduardo Frei comete un grave error al criticar la esencia de un modelo libertario, y comete un error más grave al pactar con el Partido Comunista, que es un partido que tiene una contradicción existencial de valores con la Democracia Cristiana.

-¿Es compatible que un candidato sea al mismo tiempo dueño de un medio de comunicación?

-Chilevisión es probablemente el más pluralista de todos los canales en nuestro país. El hecho de que yo sea propietario de Chilevisión no me ha significado ninguna ventaja en mi carácter de candidato. Incluso muchos creen que me significa desventaja, porque los periodistas, cuando voy al canal, tratan de demostrar con más fuerza su independencia.

-¿Por qué cree que a pesar de que Bachelet tiene una alta imagen la Concertación no parte como favorita en las elecciones?

-La popularidad de la presidenta obedece a muchas razones. Es la primera presidenta mujer, y todos queremos que nuestra primera presidenta mujer haga una buena gestión y termine bien su mandato. Pero una cosa es la popularidad y otra cosa es la calidad de gestión. Yo creo que no ha sido un buen gobierno, y lo digo por hechos objetivos. Este ha sido un gobierno que ha reducido a menos de la mitad nuestra capacidad de crecimiento, que no ha tenido capacidad para crear trabajo, que ha retrocedido frente a la delincuencia, y que no ha sido capaz de hacer reformas profundas para mejorar la salud y la educación.

-La derecha no gana una elección en Chile desde 1958. ¿Por qué piensa que puede ganar ahora?

-Los que aspiramos a ejercer un liderazgo no estamos para repetir la historia, estamos para cambiarla. La Concertación ya lleva 20 años, y, si bien el tango dice "que 20 años no es nada", 20 años para un gobierno es demasiado tiempo. Creo que a la Concertación le han arrugado el rostro, lo que se refleja en las divisiones y los conflictos internos, pero también le han arrugado el alma, que se refleja en su falta de voluntad para enfrentar los grandes problemas. Su participación en la recuperación de la democracia fue un aporte gigantesco, pero se ha ido transformando poco a poco en una máquina de aferrarse al poder por cualquier medio. La Concertación de hoy no es ni la sombra de lo que fue en la década de los 90.

Comentá la nota