Pinedo: Desplazado del año

Pinedo: Desplazado del año

Agustín Pinedo, ex Secretario de Obras Públicas, fue desplazado de su cargo durante el último cambio de gabinete llevado a cabo por Mario Meoni, desplazamiento raro si los hay ya que el hombre mantiene intacta su influencia.

Cadena de favores 

En los últimos años LA VERDAD le hizo dos grandes “favores” al intendente; no fueron consensuados ni intencionales aunque él supo aprovecharlos bien.

El primero fue notorio y está vinculado al desplazamiento de Damián Itoiz. Hacía rato que Meoni, ante el creciente poder de Itoiz, buscaba una manera elegante de sacarlo del núcleo de poder. Pues bien, las diferentes notas que salieron en el diario (si bien en público el Intendente las criticaba) le dieron la excusa para tomar la decisión y entronizar al mucho menos popular y talentoso, Javier Gabrielli; claro que los puntos negativos del actual Secretario General de la Municipalidad se equilibraban con una sumisión absoluta al hombre más poderoso de Junín.

El segundo favor se relaciona con la salida de Agustín Pinedo, ex Secretario de Obras Públicas. LA VERDAD fue el único medio que puso en blanco sobre negro las debilidades de Edelweis, primera empresa destinada a construir la Terminal de Colectivos (los motivos por el que perdió la licitación parecen sacados del diario), y más cerca en el tiempo expusimos los horrores en el control de las construcciones nuevas que se estaban realizando en la ciudad.

¿Resultado?

Pinedo quedó fuera del gabinete. Obvio que antes de vanagloriarnos por nuestra influencia hay que considerar algo: Hacía tiempo que Don Mario, por distintas razones que veremos más adelante, quería sacarse a Agustín de encima (más que nada disciplinarlo) y el escándalo provocado, otra vez, le sirvió de excusa.

La habilidad del Intendente hace que uno descubra estas maniobras después, con el diario del lunes. El olfato de Meoni para saber cuándo mover las piezas es notable. Y a todos les dice que no se trata de un desplazamiento sino que pasan a ocupar un puesto mejor, en teoría los resguarda de las tormentas.

En el caso de Pinedo, hombre de Itoiz, la jugada resultó muy evidente.

Boom inmobiliario con puntos oscuros

Si entran a la página de Edelweis verán que exhiben con orgullo todas obras de Junín; o sea, como dijimos en su momento, la empresa parece haber nacido acá.

Un dato más: Señalan con orgullo el diseño de la primera Terminal de Colectivos inteligente de América Latina, cualquier observador apurado podría interpretar que tienen a cargo su construcción. Pero no, al perder la licitación las obras quedaron en manos de la empresa Rowing que sí tiene espaldas como para encarar una obra de semejante magnitud.

De todas formas hay quienes sugieren que habría cierta conexión entre ambas compañías. Quizá resulte exagerado aunque hay algo que sí se nota y mucho: Tienen muy buena relación, sus respectivos representantes se reúnen a la luz del día, y es evidente que Edelweis, de la mano del señor Portalet, a pesar de perder su proyecto emblemático no dejó Junín con las manos vacías ya que maneja distintos desarrollos en la ciudad.

En particular Edelweis hizo muchos esfuerzos por recuperar la relación con el diario LA VERDAD. Algunos empresarios creen que la parte editorial se mezcla con la publicitaria y se enojan cuando descubren que no es así.

Igual existieron algunos movimientos muy graciosos. El señor Portalet pretendía que quien escribe firmara la crítica de su presentación de su libro “Diccionario lunfardo del erotismo”, y hasta le ofreció trabajo a un empleado del diario, de nuevo la fantasía de que lo editorial puede comprarse.

Si bien ahora comenzó a tallar el narcotráfico, las obras públicas son una de las grandes cajas de la política. Echar a un Secretario de ese sector dista de ser sencillo. Suelen guardar grandes secretos.

Un futuro brillante

Agustín Pinedo es uno de los pocos hombres que, además de enfrentar a Mario Meoni, expresa sin pudores su enemistad con Javier Gabrielli.

Tan seguro se siente de su posición que, en los últimos tiempos, habría comenzado a cuestionar el manejo de algunas construcciones que son de especial interés para el Intendente.

Siguiendo su tradicional costumbre en lo que al manejo del poder respecta, el bueno de Mario lo desplazó pero en un mismo movimiento le prometió una cargo importante que se concretaría durante el siguiente año.

¿Traducción?

Le recorta el poder pero con una atractiva zanahoria frente a sus narices.

Javier Gabrielli celebró este desplazamiento ya que lo ve como una nueva batalla ganada, en especial debido a que Pinedo pertenece al riñón de Itoiz. El problema es que podía tratarse de una victoria a lo Pirro, demasiado cara.

Si cuando surgen tragedias sociales Meoni debe recurrir a Itoiz, lo mismo deberá hacer ahora ya que, junto a toda la información que guarda, Pinedo es un señor fuerte que no se quedará sentado en ese escritorio que le dieron. De hecho aseguran que sigue moviéndose de la misma manera y preserva gran parte de su poder intacto.

Para estas fechas los medios solemos hablar del personaje del año; ahora bien, quizá esa fórmula no sea inteligente para Junín y la realidad se entienda mejor apelando al desplazamiento del año y todo lo que esconde.

El boom inmobiliario carece de una total transparencia y los personajes que participan parecen ser miembros de un exclusivo club donde se puede perder una licitación sin enojarse e incluso redoblando la apuesta, ser desplazado “un poquito” (Pinedo), y hacer suculentos negocios dentro de un mercado que, curiosamente, no atraviesa su mejor momento. Lo que se dice algo de magia juninense.

Coment� la nota